Buscar este blog

miércoles, 16 de agosto de 2017

Novia

L. me invitó a un homenaje a los activistas trans en su universidad, la UTADEO. Tal sería las ganas de verla que pedí permiso en el trabajo para asistir a este evento. Fui y el lugar estaba lleno. Al principio, no la vi sino a su amiga Karo, la genio en robótica y representante estudiantil de esta universidad. Vi al amigo de L. Estaba en el conversatorio.

LLegué a las 4:10 p.m. y seguí trabajando porque me seguían pidiendo cosas por whatsapp y no pude entrar de una al evento. Asistí como media hora. Cuando entré me senté en una escalera junto a un pupitre. A la media hora vi que L. se paró y tenía un celular grabando el evento. Luego agradecieron a L. y a Karo por haber planeado el evento, dijeron que eso hacía parte de una materia de arte con perspectiva de género.

L. fue un instante a recoger sus cosas y justo estaban al lado del pupitre donde me senté. Me quedé paralizada y solo se me vino a la mente el nombre que no le gusta, M., lo pronuncié en voz baja y ella no se dio cuenta. Pero luego volteé por un segundo. Levanté la cabeza y ella me dio un delicado beso cerca de los labios y se fue. Este fue el momento más intimo y pequeño que tuve con ella.

Luego seguía muy ocupada con los panelistas, el profesor, sus amigos, amigas, etc. Esperé al final para saludarla y darle un dulce. Salió y cuando vi el momento fui a saludarla. Pero antes por el pasillo había pasado una joven alta, mona, esbelta, con un rostro angelical, muy linda. Ella caminó en dirección occidental por un pasillo. Cuando la vi, pensé que era la novia de L. También pensé que no volvería más porque fue hasta el fondo del pasillo y que de pronto por allí había escaleras o ascensor para bajar.

Pero cuando estaba hablando con L., ella estaba muy preocupada por presentarme a su amigo trans y me llevó con él. Pero ella fue a buscar su maleta, abandoné a su amigo y fui con ella para entregarle el dulce. Me puse nerviosa y no lo encontraba en la maleta. Justo cuando se lo estaba entregando llegó la novia de L.  La novia le dijo "amor" a L. Más nerviosa me puse e iba a salir corriendo, pero L., la miró y dijo: "te presento a una amiga". A penas disimulé un poquito. Creo que me delaté más yo que ella. Ella fue muy natural.

L. para mejorar un poco la situación habló de invitarme a las fiestas de la red trans en Santa Fe con sexo, drogas y alcohol. Le dije que no podía tomar pero lo demás si. Luego L. insistió en que bajara con ella, su novia, amigos y amigas por el ascensor. Ante esa situación tan incómoda, decidí irme, y le dije que me iría por las escaleras sola, que saldría ya.

Bajé siete (7) pisos rápidamente como si estuviera en la película Vértigo de Hitchcock. Quedé pasmada. Presentí que de pronto iría a conocer a la novia pero no pensé que justo me pasaría eso. Me sentía como si me hubieran pillado. Y me di cuenta que, efectivamente, L. es muy ocupada y que su novia la sigue a todas partes, por lo menos en la universidad, así como había dicho L. Antes todavía se acuerda de mi. Este será uno de los últimos encuentros si es que no la metí en problemas. Pero se nota que ella sabrá decirle mentiras.

domingo, 13 de agosto de 2017

Trabajo y sentimientos

Mi primera semana en el trabajo no ha sido fácil. En este momento debería estar sacando un presupuesto para una propuesta que he postergado para hoy y sigo postergando porque es una forma de negarme que tengo que trabajar. Estoy calmada pero a veces no se cómo resolver varios trabajos que me asignan. Ha sido mucho trabajo desde el inicio. Siento que no puedo. Es el primer pensamiento que se me viene a la cabeza.

Sin embargo, me siento agradecida porque es la empresa que me recibe por tercera vez sin pasar la hoja de vida y entrevista. De las hojas de vida que pasé, en ningún lado me llamaron a entrevista. Quisiera aprender de género o trabajar con mujeres o diversidad sexual. Estoy en eso, pero me doy cuenta que no sé mucho del tema. O me enfoqué fue en crítica cinematográfica feminista y esto para la intervención social no sirve mucho. La gente cree que sé mucho de género pero realmente no lo sé todo y tampoco tengo porqué saberlo. Eso si, tengo una mirada de género en las relaciones sociales, el trabajo, las amistades, etc.

Y pienso en mil. No me he olvidado de ella. Debo dejar ir esos pensamientos. Las amigas me han escuchado mi historia tantas veces, que ya les debe saber a cacho. Ya ha pasado más de un mes y no prologaré un duelo por años como las anteriores experiencias. Debo aprender a tener sexo sin pensar en la persona después. Esto de los sentimientos no lo sé lidiar. Pero eso solo se consigue teniendo muchas experiencias sexuales, para lo cual no soy muy hábil. Me tienen que gustar las personas o atraer para poderme lanzar al agua. Asimismo parece que me fijo en personas que tienen autoridad y me cuestiona mi relación de sumisión que asumo con ellas, puede que no sea en todas las ocasiones.

Lo otro que me ha cuestionado, ha sido la importancia que le han dado a mi título de maestría de estudios de género. Esto ha sido mencionado por dos mujeres, una de ellas me gusta pero debo olvidarla, y la otra no me gusta porque es autoritaria pero ya le estoy flirteando como si le estuviera haciendo caso a mil. Definitivamente mil me tiene dominada. MaE dice que es un reconocimiento que hacen las personas a un capital social. Pero no me siento cómoda con ello. Les insisto en que soy una campesina o quisiera que me vieran como una persona sencilla u ordinaria. Pero resulta que no solo soy eso, también soy muy chistosa y me gano el cariño y el aprecio de las personas fácilmente porque a veces suelo ser desparpajada, humor negro con ingenuidad o inocencia. Menos mal todo no es negativo.

También la cuestión ha sido la de clase social, me ha sido difícil manejarla, más a nivel de pensamientos que de relaciones sociales. Esto me ha interrogado. Pero hablando con una amiga, ella me decía que una debe comportarse como si eso fuera natural, lo cual no es fácil para mi porque suelo decir todo lo que se me ocurre o mi cuerpo expresa admiración o sorpresa, y, sobre todo, mi rostro expresa con exageración. La primera vez que estuve en el apartamento de mil, no podía creer donde estaba, lo cual me impactó y por eso no pegué el ojo. Bueno, y así va sucediendo la vida. Son pensamientos y sentimientos más que acción.

Deseo dormir hasta tarde, tener sexo con mil, reírme, despreocuparme e ir a cine a ver Paterson. Esa película me encantará porque es sobre la vida cotidiana, sobre lo ordinario, sobre lo que intento plasmar es este muro virtual. Sobre la felicidad en el día a día en pequeñas situaciones. Gracias vida por permitirme escribir y amar este espacio, amar hacer reír a la gente, y vivir con los vientos de agosto.

Las malas hierbas

Una película canadiense, dirigida por Louis Bélanger, dura 105 minutos y fue estrenada en el 2016. Es una película sobre la relación entre el padre y el hijo. Sobre la ausencia que castiga tras una discusión que no se presenta en la película sino que no la cuentan los personajes. La manera de resarcir esa culpa es dejando una herencia -un bosque gigante- para el hijo. Pero la manera más fácil para conseguir el dinero es cultivando y vendiendo marihuana a los traficantes. El guión es regular porque aparecen los personajes para seguir contando algo, caen como si ya se agotara el relato y se necesitará de un nuevo personaje para seguir desarrollando la historia. A pesar de esto, es una comedia entretenida y cae super bien un domingo, frío, bogotano, y qué mejor que en la Cinemateca Distrital, el lugar de por si, ya es underground.