Buscar este blog

sábado, 25 de octubre de 2014

Volver

Hace rato no escribo nada. Tres semanas de arduo trabajo. Hasta hoy es mi día libre. Es chevere descansar. Las cobijas recuperan. Una distracción esta semana: cine. La semana pasada fui a teatro. Y la antepasada al pueblo. Tres días de pereza sin levantarme de la cama enojaron a mis padres, trabajadores, con espíritu emprendedor esperan que no me este quieta sino que trabaje y vaya a misa. Desde el miércoles ha estado suave. Un poco de lluvia y algunos dibujos.

lunes, 13 de octubre de 2014

Tiempo estancado

He ido a la casa del pueblo. Entré a una habitación abandonada donde pasé los primeros años de mi vida. Estaban algunas cosas en el mismo lugar: el chifonier, mesa de noche, cuna, las paredes, el bombillo, su piso en tabla que se hunde en algunas partes, ropa, etc. Todo tenía en común, el polvo, y el desuso. Acompañaban otros objetos que ahora yacen almacenados en un lugar que atesora cosas y cosas. Otro cuarto tenía el mismo afiche de Ricky Martin, el del ángel, y algunos letreros con dibujos y poemas que pegué en mi adolescencia. Se sumaba a ellos un arrume de sillas, mugre, y más objetos y objetos. Descubrí que mi familia es acumuladora y no le gusta botar nada. Según mis hermanos, somos bipolares, por un documental de Natgeo.