Buscar este blog

domingo, 11 de septiembre de 2016

La luz que agoniza

Una vez lleve a mi mamá a la Cinemateca Distrital. Me dijo que la madre señora o mi abuela, fue a cine cuando fue empleada doméstica en Bogotá, en la década del 30 o 40 del siglo XX. La madre señora contó que asistió a "La luz que agoniza en la carrera séptima y la décima", lo cual relaciono con la sala oscura del cine, aunque pudo haberse referido al nombre de alguna película. Así que aquí van algunas impresiones de las películas que he visto los últimos fines de semana.

Plaza de la soledad. 2012. Dirigida por Maya Goded. Un coro de mujeres adultas y ancianas se dedican a la prostitución. Es una historia que revela los miedos, deseos, sueños, y quehaceres de la vida cotidiana de cinco mujeres que trabajan en la Plaza de la soledad. Son mexicanas que laboran al respaldo de una catedral. Tejen solidaridad y afecto. Son mujeres de carne y uso. Van a la peluquería, pasan por los mercados, catan, hacen rezos o limpiezas, tienen pareja, almuerzan en el parque, se ríen y pelean entre ellas. Este documental las dignifica y les hace un reconocimiento como seres humanos maravillosos. Casi siempre las vemos como amantes pero son también mucho más. La reflexión o compromiso final es ir hablar con alguna trabajadora sexual en Santa Fé. Todavía no lo he hecho.
Ver Plaza de la soledad


Broken Kingdom. 2012. Dirigida por Daniel Gillies. Una pareja estadounidense se separa después del accidente automovilístico y muerte de su hija. Esto lo sabe el espectador hasta el final. El principio de la historia es sobre una joven prostituta que tiene un esposo que la maltrata y le quita todo el dinero de su trabajo. La primera escena muestra la periferia de Bogotá, mientras la joven tiende una ropa en una colina. En la noche sale a trabajar y se encuentra con un escritor estadounidense. Él no le hace caso porque la ve como una niña. Esto sucede en callejones angostos que pareciera que fuera en el barrio Quiroga, Las Lomas o Egipto en Bogotá. Él estadounidense no encuentra inspiración para escribir y su vida es nocturna, mientras en el día duerme como un vampiro en una casa del barrio La Candelaria. La joven prostituta es abusada y golpeada por unos hombres que la tiran en la calle por donde pasa el escritor. Él la recoge y la lleva a su casa para curarla. Con el paso de los días, la joven busca tener sexo con él pero no lo consigue porque él la ve como una niña. Al final tienen sexo, el hombre es seducido por la joven cuando ella entra al baño y se ducha con él. Mientras tanto aparece una profesora joven y rica que sale con el padre de uno de los niños del jardín, en los Estados Unidos. Ella le dice que su esposo murió. Pero ella realmente no quiere al joven empresario sino al niño, quiere poseerlo. Una noche tiene sexo con su amigo, y luego se va a dormir con el niño. Esta situación es muy extraña y sórdida para el hombre y sale de al casa inmediatamente con su hijo a media noche, y no vuelve a verse con al profesora del jardín. Al final entendemos que la pareja estadounidense se separó porque la culpa hizo meollo y rompió la relación. Son dos historia rotas que acaban con la inspiración del escritor, así como habla sobre es imposibilidad de enderezar el rumbo de una joven prostituta por más buenas intenciones haya, y sobre la culpa como generadora de castigo y deseos.
Ver Broken Kingdom

Home. El País de la ilusión. 2015. Dirigida por Josephine Landertinger Forero. Es un bello documental sobre si soy de aquí o de allá. Cuándo se le pregunta a la protagonista, ¿de dónde eres?, responde, de Colombia. Pero cuándo le preguntan ¿cuál es tu nacionalidad? No sabe qué decir. Pero has vivido en Malta, Argentina, Portugal, le dice la hija. La madre se queda en silencio... En algún momento dice que salió de Garagoa, Boyacá para un internado. Cuando iba a su casa sus hermanos eran distantes. Ahora la hija le reclama porqué no volvió a Colombia. Dice que cuando se tienen los hijos ya no piensas en ti sino en ellos. También la señora se cansa de recordar y dice que no quiere que la graben más, pero al final dice que le hace feliz saber que su hija le hace una película.
Ver Home


La jaula de oro. 2013. Dirigida por Diego Quemada-Díez. Es una película sobre la migración de tres jóvenes de Guatemala. El sueño americano es la oportunidad de conseguir una mejor vida comparada con que les ofrece su paíss. El viaje tiene varios episodios reales, aparece el sacerdote Alejandro Solalinde, quien les da refugio y comida en los albergues. Son muchas situaciones que ponen en peligro la vida. La bestia es el tren que los llevas hasta tijuana, la frontera con Estados Unidos donde unos coyotes y narcotráficantes los pasan. Al final solo queda uno viendo la nieve que cae sobre un poste de luz, después de salir de una fábrica de carnicería de San Diego, donde recoge trozos de carne, y trabaja como otros latinoamericanos, por eso se le llama La jaula de oro.
Ver La jaula de oro

Last days in the desert. 2015. Rodrigo García. Jesús está orando y ayunando en el desierto combatiendo sus debilidades mientras el demonio se aprovecha de esta situación y lo pone aprueba con la tentación. Un paisaje inhóspito y maravilloso habla sobre la relación del hijo con el padre. Al final para que el hijo pueda ser libre, el padre debe morir, mientras Jesús morirá para hacer la voluntad del padre.
Ver Last in the desert

El hogar al revés.  2014. Documental de Itzel Martínez del Cañizo. Varios adolescentes de Tijuana, México conversan, bailan streetdance, van a la preparatoria, mientras sus mamás trabajan en fábricas durante la noche, Los adolescentes cuidan de sus hermanos menores, les preparan la comida, les preguntan si tienen tareas, y otros comentan sus embrollos amorosos e ilusiones. Es un documental de por lo menos un año o dos porque se muestra que uno de los jóvenes deja embarazada a una exnovia, pero su mamá lo apoya para que no abandone el estudio. Otro chico sueña con ir a Estados Unidos, y al final del documental aparece en una calle de este país.
Ver El hogar al revés

Florida. 2014. Dirigida por Philippe Le Guay. Un anciano de 81 años va perdiendo la memoria. Su hija lo cuida pero a medida que empeora debe contratar personal para que no esté solo. Luego lo lleva con ella, pero la convivencia no funciona porque el anciano saca de quicio a todo el mundo. El recuerdo que aparece en sus sueños es un viaje en avión a la Florida donde discute con las azafatas. Hay varias escenas de su niñez o flashback sobre la segunda guerra mundial, con su madre y con su hija muerta. Habla de una hija que vive en Miami, pero que no ha vuelto a ver hace años. También recuerda una pelea con un amigo, al cual no quieren que entierren en el mismo cementerio donde a el irá. Al final termina recluido en un ancianato, y él dice: "¡es mejor no disgustarse con el vino y con las personas!".
Ver Florida

No hay comentarios.:

Publicar un comentario