Buscar este blog

domingo, 5 de noviembre de 2017

Ayer

Me coloqué un brasier e interior nuevo, combinado con un pantalón y un saco que tenían la tercera postura, y mi hermano me prestó su chaqueta que no se lava hace más tres semanas. Esto no se debe hacer: combinar lo nuevo con lo sucio. Estoy sin aliento. Quisiera no volver a campo, pero debo visitar el río Magdalena y las comunidades de Cantagallo. Hace un calor y tengo unas botas incomodas. Me enredo todo el tiempo. Es como si los papeles me envolvieran. ¿Qué pasa que no soy práctica? Pero a pesar de eso, las cosas salen y bien y soy muy de buenas. Las buenas energías me acompañan.

domingo, 29 de octubre de 2017

Channel no. 5

Hoy fui channel no. 5. En estado de máscara neutra logro lo que yo no soy: elegante, suave y delicada. Es increíble la transposición que se logra en estado de máscara. Sentí como una barrera invisible que no se dejó contaminar de la rabia o ira del diablo rojo. Fue como una onda impenetrable que seguía inmutable ante la rabia. Parece que lo destruí. Miguel Ángel dijo que se sintió frustrado porque quería matarme, descuartizarme y yo lo coloqué impotente cuando fui delicada y suave. Lo neutralicé.  Hubo energía. Fue una escena preciosa. El video esta en Facebook en el Laboratorio de la máscara neutra. Me siento orgullosa de mi. No soy actriz pero he logrado ser personajes súper distintos a mi en la vida cotidiana. ¡Cuánto me viene bien un channel no. 5!

Tablero peliculón

He visto varias películas.

Ajami. Scandar Copti, Yaron Shani, 124 min (Palestina/Israel, 2009). Un cruce de cuentas entre familias por mafia. Asesinan a un chico. Pero primero muere un hombre. El círculo de la violencia, como decía Pedro Adrián Zuluaga, acerca de las películas sobre la violencia en Colombia. Es entre árabes. Luego un chico para librarse de ese problema debe pagar mucho dinero para que haya un juicio y se acabe la persecución a la familia. Uno de los chicos huye. Vive en un lugar de Israel como ilegal y trabaja para un primo. Le debe la vida y todo al primo, por lo cual se justifican maltratos y humillaciones. Las escenas se repiten desde diferentes puntos de vista de cada personaje.

Black. Adil El Harbi, Bilall Fallah, 95 min (Bélgica, 2015). En un barrio de migrantes de Bruselas hay dos bandas juveniles, una marroquí y otra de africanos. Hay chicas y chicos. Son ladrones y hay peleas en el metro entre ellos. Se disputan el honor a través de la posesión de las mujeres de cada uno de los bandos. Está prohibido que una chica africana sea la novia de un marroquí. El amor puede más que las normas de la banda y se ven a escondidas. Pero una chica africana convence a una chica marroquí para que la acompañe y la viole la banda de migrantes africanos. La banda africana se entera que una de sus chicas tiene sexo con el chico de la banda marroquí y hay una disputa, en la cual primero se castiga a la chica con el peor de los vejámenes, la violación. La chica que hizo caer a la otra chica para que la violaran, ahora es violada por su propia banda. Sigue siendo la violación la aniquilación de la dignidad o lo sagrado de la feminidad. Al final muere la pareja entre una disputa de las bandas sin razón. Me mató la versión de la canción Black de Amy Winehouse.

Blade runner 2049. Denis Villeneuve. Estados Unidos. 2017. Un agente busca seres humanos para asesinarlos. La sociedad es avanzada y hay unos seres que son producto de la tecnología. Puedes tener una novia con una memoria que se prende y se apaga a tu gusto. Responderá a lo que tu quieres porque esta programada para ello, no habrá sorpresas o situaciones inesperadas. Lo impresionante es los recuerdos, las plantas verdes, los humanos pero ya no quedan resquicios de ellos. Una pareja se reprodujo y eran programados. Y la fuerza de la amor logró un embarazo y un hijo o hija que luchará por una nueva sociedad. Al final no es él sino ella. Muestra la feminidad como potente de maldad y redención en dos personajes.

Café con Ana. Sean King. Estados Unidos. 2017. Una película sin guión. No hay historia ni construcción de personajes. Muestra de lugares comunes y clichés sobre la colombianidad. Se muestran diferentes paisajes, comidas, música de salsa de puerto rico y son cubano alternan con diálogos superfluos. Es una película que no puede soportar y me salí de la sala. Fue una película del Festival de Cine de Bogotá.

Poner actuar pájaros. 2017. Erwin Goggel. Colombia. Película documental sobre el rodaje y los personajes de la película La vendedora de Rosas de Victor Gaviria. Frases memorables: "la reeducación se logra con la amistad", y "la droga destroza el día en mil pedazos", dijo Victor Gaviria. Es increíble que hacer una película sea tan difícil con personas que no tienen normas porque son marginados de la sociedad, por eso roban, asesinan, pasan hambre, reciben golpes y humillaciones. Somos una porquería como humanos. La esperanza está en esos lazos de amistad durante la pre-producción y rodaje de la película.

Siete cabezas. Jaime Osorio Márquez. Colombia. 2017. El páramo es frío. Aquí el frío busca congelar al espectador o atraparlo en estado sólido. Es una película con un personaje extraño que parece un pájaro que encarna el bien y el mal. Esta mojado y seco al mismo tiempo. Los demás giran entorno al raro. Una banda sonora que esta justa y medida según el relato. La neblina lo envuelve todo, hasta el misterio. Cuando estaba viendo la película, mi hermano me comentó que las lagunas de los páramos están encantadas por los indígenas.

Elena. Andrey Zvyagintsev, 109 min (Rusia, 2011). Es mejor que cada uno resuelva sus propios problemas. Una fotografía serena o agradable. Una música envolvente. No me gustó cuando la vieja mató al viejo porque fue muy predecible. Pero me encantó el ritmo y la historia.

lunes, 23 de octubre de 2017

Fracaso

La palabra fracaso me llama la atención últimamente. No es por llevarle la contraria a la sociedad de éxito sino porque siento que soy un fracaso. Hace unas semanas una amiga de Facebook publicó un post con un artículo sobre un profesor que hizo una hoja de vida con sus fracasos, y, hoy en día, hace parte de una universidad muy famosa de Estados Unidos.

El sábado pasado, cuando estaba en el taller de teatro, en un juego, cuando se cae un palo se aprovecha para reconocer el error como parte del aprendizaje, dije que era un fracaso, y todo el mundo soltó la carcajada. Pero el maestro me pidió que lo dijera proyectando, que no podía decir eso en voz baja. Lo volví a decir y ya no tuvo el potencial que causó primero. Porque ¿a quién se le ocurre sentirse orgulloso del fracaso? A nadie.

Ser un perdedor o una perdedora es fútil. Y me gusta la palabra fútil y banal porque es insulso, la nada o perder el tiempo. La vida también es perder el tiempo y también es fracasar. Creo que al primero que le escuché hacer una oda al fracaso fue a Edson Velandia. Dijo que era importante y necesario fracasar. Luego descubrí que Susan Sarandon dijo que el fracaso es necesario para encontrar la propia voz.

Pero ya, alguna vez, me había permitido fracasar: en mi primer intento de aprender inglés. Fui a ver una obra de teatro y el título era como "permitido fracasar". Y yo digo que soy un fracaso porque no me hallo en lo que hago. No me importa el dinero en este momento así después este quejándome de la vida. ¿Qué me pasa? ¿Es el miedo o el fracaso? Es mejor seguir perdiendo el tiempo escribiendo algo en este blog. Es mejor fracasar escribiendo bobadas hasta aprender a escribir algo realmente serio sobre el fracaso.

domingo, 15 de octubre de 2017

Rebelión lésbica

El viernes, 13 de octubre de 2017, fue el día de la rebelión lésbica. Fui con las chicas de la Corporación Femm. Repartimos preservativos femeninos y unos mandalas de vulvas para pintar. Fue chevere. Karen me preguntó cuál signo del zodiaco soy. Soy piscis. Se quedó en silencio y recordó que su mamá era piscis. El amigo de ella también es piscis y curiosamente cumpleaños un día antes del mío. Dijo que éramos muy profundos. Le pedí que describiera los piscis. Dijo que son tan profundos que no se pueden describir. Quedé igual. Hubo una chica rubia punk que me gustó. La vida me regaló un baile con ella. Me vio. Extendió sus brazos y me sacó a bailar. Luego acercó su rostro y dijo que tenía que confesar que no le gustaba el merengue. Se llamaba Laura. Escuché que ella le dijo a una amiga suya, que no quería morir cuando la muerte lo dijera sino cuando ella lo decidiera. Esto me impactó un poco. Fumaba un montón. Quería amanecer teniendo sexo. Al final amanecía a dos cuadras de la casa. La noche fue chevere. Con Karen la noche siempre es un regalo. Y el sueño y cansancio fue enorme, a las 5 p.m. del 14 de octubre ya no podía sostenerme en pie.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Daniela

Daniela es mi compañera de trabajo en esta vuelta a Concol. La mamá dice que ella es igual al emoticon de gafas, significa que es ñoña. Es intelectual. Fue a la biblioteca tres (3) veces a buscar información para el proyecto. Le conté todos los detalles de mi último sexo casual. Hemos cogido confianza. Ella dice que yo soy: loca chevere, ciclotímica, onomatopéyica, pervertida.

El otro día, me dijo que me valorara. Cogió mi mano en su mano, me miró a los ojos mientras me decía que me quisiera, que yo valía mucho como persona. Es como si valiera un millón de dólares y yo creo que valgo un peso. Una gran diferencia. Se ríe todo el tiempo. Le gusta comer helados. Le gusta donar dinero para causa nobles como los cuidados hospitalarios para perritos que están muriendo. Le gusta comer, comer rico y especial en compañía de sus amistades.

Le gusta recitar poesía. Para mi sorpresa, sabe varias poesías de poetas colombianos. Su voz es grave y única. Me gusta. Es muy buena. Pienso que podría trabajar en doblaje de películas, en propagandas, como maestra de ceremonias, etc. Camina derecha, muy derecha. Su caminao tiene un tumbao enérgico e impone presencia. Le gustan mis chaquetas. Me enseña inglés gratis. Me corrige y yo no le hago caso, y dice:  "sino me quiere hacer caso para que me desgato. Hazle caso a tu profesor". Inmediatamente cambia de tema y dice, "Bueno. Sí. Sí. Sí... Viejita, no sé estrese. ¿Por qué se estresa por todo?" Me dice que cuente hasta diez.

Afortunadamente me escribe todos los días al whatsapp. Siempre me recuerda algo, especialmente, el día que me llamó mi papá y le dije que no lo podía atender. Ella me lo recordó por tres o cuatro días seguidos hasta que lo llamé. No le gusta que le gaste ni un helado porque no me quiere deber nada. Me envía todos los días el horóscopo diario de "abc.es". Nos guiamos en el día a día por este horóscopo. Dice que me río como un miquito. Quiere que cuente lo siguiente.

Estábamos en el restaurante y apareció un señor que le dijo:
-¿Tiene problemas en la dentadura?
-No. ¿Por qué?
-Porque no se ha comido la carne.
(Risas).

El 26 de septiembre de 2017, se fue a comprar un plato. Me pareció un plan super aburrido. Pero después me envió unas fotos  divertidas con un muñequito y su plato bonito. Se comió un helado rico. Me envió el reportaje fotográfico.

Un día, accidentalmente me pegó con su correa mientras ella recreaba una escena mía: una chica me mostró que era rico golpearse con la correa cuando tenía sexo, mientras yo me asusté e hice cara de terror. Fue un accidente porque me moví y su intención era pegarle al morral que llevaba en la espalda. Dejé traspasar el límite de la confianza hace mucho tiempo. Problema que tengo con todo: no establezco límites.

Pero yo golpeé su brazo vacunado, a pesar de que ella me había advertido que no lo hiciera. Le gusta que le cuente sobre mi hermano Fabián. Le gustó mucho cuando leyó un mensaje que decía:

¿ya te comiste todas las fruticas?, me imagino
no cosita
cosito rico apretadito
apretadito
trabaje hermanita o is no que frutillas comemos cosita
jajaja trabaje también
y me gasta




Le gusta imitar mi voz. Me desesperaba cuando le preguntaba algo o ella me llamaba y se quedaba en silencio. Ese silencio me mataba. Me hace bromas pesadas. Me llama y me dice que resucitó el proyecto que murió, y en pocos segundos pasan muchas imágenes en mi cabeza de todo lo que falta por hacer y me asusto. Después se ríe a todo pulmón. Otro día me escribía en excel en google docs: "hola". Yo pensé que era un fantasma porque en esa casilla había escrito un número. Otro día, yo estaba sucia en calzoncillos, la casa sucia y todo sucio, dijo que estaba en la puerta de la casa y que la mirara por la ventana, mientras casi se me va la respiración del susto. Menos mal era mentira.

Cuando yo le digo que haga algo, ella ya lo tiene hecho. Me canta canciones vallenatas. Dijo que era una manera de vieja, cuando leyó un texto de whatsapp que envié a otra persona, decía:

Estoy bien. No te angusties, solo te envié un emoticon. Comprendo que estás muy agotada. Prometo no volver a enviar nada. Espero que puedas dormir, descansar y comer rico. Abrazos. No respondas este mensaje.

Dijo que armaba dramas. Entendí que era una novela mexicana de Veronica Castro: solas lagrimas o showcera. Bueno, en fin, víctima o victimizante manipuladora. Pero lo más, fue cuando ella me preguntó si la quería. Me quedé en silencio y divagué diciendo que llevamos poco tiempo en conocernos, balbuceé otras palabras.

Me dijo muchas veces jefe, boss. Le dije muchas veces que no me dijera así porque no me gustaba. Y ella dijo que tal persona dijo que yo era su jefe. No me gusta ser jefe o líder por las responsabilidades. Me gusta que me digan que tengo que hacer, porque me gusta hacer caso. Esta historia continuará.

Alegría

Alegría es una perra. Es una perra en todo el sentido de la palabra. El viernes 23 de septiembre de 2017, en horas de la tarde, Daniela me acompañó a la casa. Entramos a la zona del jardín. Alegría estaba calmada, parecía rara porque ella suele ser más amigable y escandalosa. Estaba en una tina con su cobija y un muñeco sucio. Allí estaba sentada y cauta, miraba con desconfianza y recelo. La saqué y le monstré a Daniela, que ella se paraba y se acostaba sobre sus costillas. Alegría seguía callada. Cuando de repente ¡zaz! Sus colmillos se clavaron en el antebrazo de Daniela. Rápidamente le quite el antebrazo de Daniela y me mordió en el dedo gordo de una mano. Esa Alegría es una traicionera. Le grité que era una ¡PERRA, MALDITA PERRA, DESGRACIADA PERRRRRA! Ella siguió como si nada hubiera pasado.

Afortunadamente Daniela tenía como cinco (5) capas de ropa. Daniela se reía, pero qué tal la herida hubiera sido de puntos en el hospital. Porque Alegría ya tiene antecedentes de comerse las personas. No le gustan las putas pepitas que le dan de comer, sino la carne humana, y especialmente, la más bonita, bien sea, femenina o masculina. Al que lo pille desprevenido se lo come.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Repetición

Repetir hasta aprender la técnica.
Repetir hasta aprender el texto.
Repetir hasta aprender la canción.
Repetir hasta aprender inglés.
Repetir la escritura para ser escritora.
Repetir respirar para no morir todavía.
Repetir para crear un hábito creativo.
Repetir los rituales para mantenernos vivos.
Repetir esta repetición hace que domines un arte, oficio, hobby, etc.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Fracking

El proyecto en el que estaba se fue a bajo. No viajé. Ahora mi nuevo proyecto es socializar un proyecto de hidrocarburos no convencionales: fracking. Si antes me jodía la cabeza pensando que la consulta previa era deshonesta y un juego de dinero que corrompía a las partes, luego, que era una mentira socializar proyectos de vías y líneas de transmisión eléctrica, pero, ahora, es más jodido, debo socializar fracking. Esto me hace sentir que he caído muy bajo. Estoy peor que una puta capitalista: una mierda. Lo peor es que lo estoy pensando porque en este año solo he trabajado un mes. ¿Qué haré para vivir? ¿Cómo me alimentaré? Cómo pagaré el arriendo? ¿Cómo subsistiré si la única empresa que me llama es donde estoy y he vuelto tres veces, luego de periodos largos sin trabajo y sin ingresos?

jueves, 21 de septiembre de 2017

Zapatos




A Cámara le gustaba tomarle fotos a los zapatos. A mi me parecía estúpido. Hace como diez años cuando salieron las cámaras digitales le tomó una foto a un par de zapatos míos. Me acordé de esto y decidí repetir esta acción. Pedí una foto de tus zapatos recordando el gusto de Cámara. Uní dos bellas casualidades diferentes con esta bella casualidad. Esta foto me parece preciosa. Cuando la vi, me pregunté: ¿a dónde fueron este día estos zapatos?, ¿qué hicieron?, ¿qué sitio volvieron a pisar por enésima vez?, ¿fueron a un lugar nuevo? Me imaginé una cartografía con muchos tracks o repeticiones infinitas, como cuando tienes dos o tres años y rayas un papel de manera esquizofrénica. Hago un mapa mental de los sitios que visitaron y revisitaron tus zapatos ese día. Si los objetos que usamos hablaran de los lugares que frecuentamos, de los espacios en los cuales vivimos, o mejor aún, “vivir es pasar de un espacio a otro haciendo lo posible para no golpearse” (Georges Perec).

Hoy estoy emocionada porque compré dos libros: Syllabus de Lynda Barry y Cuentos de Kjell Askildsen.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Afortunada

Hace más de 15 días fui al Parque Nacional. Ahora voy los domingos en la tarde. Me gusta echarme en la hierba y mirar el cielo. Relajarme. Ver un árbol y abrazarlo. Al final doy botes en el pasto. Pero perdí las llaves. Llegué a la casa, hice alguna cosa y luego mi hermano me convenció de que fuera otra vez al parque a buscar las llaves. Tan de buenas, que encontré las llaves justo en el lugar donde empezaba a rodar. Era de noche y me daba miedo, más o menos las 7 p.m. Me daba miedo porque allí mataron a Rosa Elvira Celi. Pero la vida me quiere tanto que me devolvió mis llaves. Yo pensé que no estaban porque había pasado cerca de una hora y otra persona las hubiera cogido, y no estaba segura si las había perdido allí. Pero allí esperan de nuevo por mi. ¡Qué felicidad! Quedé anonadada. Todavía no me lo creo. Recupere mis llaves.

The ground we won

Película del festival de Nueva Zelanda, del director Chris Pryor y de la productora Miriam Smith. El 2 de septiembre a las 5 p.m. vi la película en la Cinemateca Distrital. Es en blanco y negro. Es sobre los hombres de una isla de Nueva Zelanda, quienes juegan rugby. Son ganaderos y agricultores. El director y la productora estuvieron presentes en la película y contestaron las inquietudes.

El director señaló que esta película aborda los ritos masculinos. En una época del año hacen un campeonato de rugby, toman cerveza después del juego, son amistosos cuando van en el bus que los lleva al bar o a la cancha, son adolescentes, jóvenes, padres, y disfrutan de un show sexual con una trabajadora sexual.

También aparece la paternidad. Un padre cuida a sus dos hijos y esta pendiente de ellos. Los llama. Les asigna tareas. Los castiga. Los motiva con el rugby. No aparece la madre. Aparece una mujer de espaldas manejando el bus. Llama la atención que las mujeres casi no aparecen.

Se centra en las vivencias masculinas y en sus quehaceres. Los hombres cantan cuando se emborrachan, toman mucha cerveza, hacen una ceremonia cuando termina el campeonato, el boxeo aparece como una prueba de masculinidad, y el rugby los saca de la rutina y los libera de la represión y el trabajo arduo. Es bellísima estéticamente, su narración tiene cadencia. Fue una tarde maravillosa contar con la presencia del director y de esta película tan lejana.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Escritura

Adoro escribir en este blog. Cuánta falta me hace. Me hace bien encontrarme con las letras y botar todo lo que pienso en esta pizarra.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Amazona

Película colombiana de Clare Weiskopf, dura 83 minutos y fue estrenada en agosto de 2017. MaE me invitó a verla un domingo. No pude. Pero un viernes, cansada, desparchada y con ganas de vivir mi vida, decidí de imprevisto a las 9 p.m., ir a ver la película antes de emprender un viaje. Fui a pie al centro y desafié la noche. Llegué y me senté en una banca frente a la Biblioteca Nacional mientras esperaba media hora para ver la película.

Miré que unos espectadores le dieron una gaseosa a un indigente mientras pensaba que a pocos metros estaba el apartamento de Lucía. Luego el indigente saludó a otro indigente y compartió la gaseosa. La noche atisbaba linda. Daban ganas de embriagarse y perderse en sus misterios y aventuras en el sórdido centro.

Entré a la sala de cine. Un sonido malo. Además vi unos pésimos cortos de propaganda con la luz prendida. De mal gusto para una ávida espectadora o devorada de cine colombiano. Pero llegaron las lindas imágenes de naturaleza, voz femenina, y dieron rienda suelta a un personaje femenino que desafía el orden social de ser madre y ser mujer. Val es una mujer arriesgada a la aventura. Es una inglesa que viene a Colombia por amor, pero no se queda con un amor para toda la vida. Desafía la institución del matrimonio. Se separa y sigue su búsqueda, la cual todavía continua, así se vea reposada y decantada. Es un personaje que el espectador quiere desde el primer momento.

Me gustó mucho cuando ella le responde que ella no es psiquiatra para saber por qué su hijo consume drogas. Además cuando dice: pero qué desorden... qué diablos hace... qué hermosa culebra... mi vida es mi vida... yo no tengo la culpa... todos deberían vivir en el campo... para ganar premios... solo tenía un colchón y estaba llena de miedos pero una felicidad inmensa...

A pesar de que nunca deja de ser madre, reclama la realización de su vida como mujer, como persona que anhela la libertad y el movimiento continuo, la naturaleza. ¿Qué puedo decir? Nada. Es un personaje del que debería de aprender mucho. Anhelo su fuerza mientras mi debilidad y mis miedos me cohiben y me atrapan.

Viviendo con el enemigo

Soy mi propio enemigo. Batallo con sentimientos de tristeza, desprecio o poco valor hacia mi. Antes me daba pena reconocer que soy depresiva, tengo baja autoestima, inseguridad, no creo en mi, etc. Hoy lo digo sin culpa o remordimiento pero eso me hace daño. Siento que me masacro. Tengo un perverso gusto con la autodestrucción, masoquismo o sufrimiento judeocristiano.

¡Qué batalla! Debo cambiar eso. Volveré a teatro. Hoy una linda conversación con los de inglés me distrajo del cansancio y agotamiento físico y emocional.

Dejar ir y sonreir

Hoy dos Lucías han marcado el día. La primera lo derrumbó y la segunda lo alegró. Qué linda es la vida.

lunes, 21 de agosto de 2017

Casualidad

Soy una bella casualidad que no se puede desperdiciar en otra bella casualidad. Habrá que dejar que la vida fluya al encuentro de otra bella casualidad. ¿Para qué quedarme en una bella casualidad que no quiere esta bella casualidad?

sábado, 19 de agosto de 2017

Paterson

Mi esperada y anhelada película. La semana pasada tuve mucho trabajo pero decidí darme un placer visual chiquito. Me fui a ver la película sin importar las ocupaciones laborales, la casa sucia, el agotamiento, etc.

¡Cuánto amo a Jim Jarmusch! Esta película fue estrenada en 2016. Es bellísima. Un hombre disfruta lo simple de la vida. Escribe poesía, maneja un autobús, y lee a Carlos William Carlos. Esa es la gracia de la vida. Así sea desempleada o esté demasiado ocupada debo sacar al día unos minutos para escribir algún pensamiento, leer, masturbarme, sonreír, caminar, mirar las nubes, disfrutar de las personas que me quieren y decirles que las quiero. Llevar una vida ligera de preocupaciones ayuda a centramos en los que nos gusta y disfrutar de lo que nos procura placer.

¡Gracias infinitas Jim Jarmusch!

Te extraño

¡Cuánto te extraño! Debo controlarme y no buscarte. ¡Qué difícil! Quisiera escribirte cualquier cosa pero no debo. ¿Esto será represión, curación, sanción, duelo o qué? Te siento más distante y comprendo que mis sentimientos han inventado una mentira. Bueno, más que sentimientos son pensamientos. Siempre pienso: está será la última carita, la última palabra, el último encuentro, el último beso, y después apareces como de la nada. No he entendido tu respuesta. A veces vuelvo y vuelvo y la leo. Veo tus fotos todo el tiempo. Reviso tu perfil de Facebook todo el tiempo. Escucho tus audios, veo tus vídeos, leo tus trabajos. Me atormento creando algo que no existe. Si esto sigue debo aprender a verte solo como una amiga. ¿Será que la razón puedo doblegar a mi instinto emocional? No creo mucho. Soy muy arrebatada y cuando el impulso o la ansiedad me coge no puedo. Deseo que seas feliz y no te duela nada. Apaga un ojo suavemente mientras sonríes con picardía. 😘

miércoles, 16 de agosto de 2017

Novia

L. me invitó a un homenaje a los activistas trans en su universidad, la UTADEO. Tal sería las ganas de verla que pedí permiso en el trabajo para asistir a este evento. Fui y el lugar estaba lleno. Al principio, no la vi sino a su amiga Karo, la genio en robótica y representante estudiantil de esta universidad. Vi al amigo de L. Estaba en el conversatorio.

LLegué a las 4:10 p.m. y seguí trabajando porque me seguían pidiendo cosas por whatsapp y no pude entrar de una al evento. Asistí como media hora. Cuando entré me senté en una escalera junto a un pupitre. A la media hora vi que L. se paró y tenía un celular grabando el evento. Luego agradecieron a L. y a Karo por haber planeado el evento, dijeron que eso hacía parte de una materia de historia del arte con enfoque de sexualidad y género.

L. fue un instante a recoger sus cosas y justo estaban al lado del pupitre donde me senté. Me quedé paralizada y solo se me vino a la mente el nombre que no le gusta, M., lo pronuncié en voz baja y ella no se dio cuenta. Pero luego volteé por un segundo. Levanté la cabeza y ella me dio un delicado beso cerca de los labios y se fue. Este fue el momento más intimo y pequeño que tuve con ella.

Luego seguía muy ocupada con los panelistas, el profesor, sus amigos, amigas, etc. Esperé al final para saludarla y darle un dulce. Salió y cuando vi el momento fui a saludarla. Pero antes por el pasillo había pasado una joven alta, mona, esbelta, con un rostro angelical, muy linda. Ella caminó en dirección occidental por un pasillo. Cuando la vi, pensé que era la novia de L. También pensé que no volvería más porque fue hasta el fondo del pasillo y que de pronto por allí había escaleras o ascensor para bajar.

Pero cuando estaba hablando con L., ella estaba muy preocupada por presentarme a su amigo trans y me llevó con él. Pero ella fue a buscar su maleta, abandoné a su amigo y fui con ella para entregarle el dulce. Me puse nerviosa y no lo encontraba en la maleta. Justo cuando se lo estaba entregando llegó la novia de L.  La novia le dijo "amor" a L. Más nerviosa me puse e iba a salir corriendo, pero L., la miró y dijo: "te presento a una amiga". A penas disimulé un poquito. Creo que me delaté más yo que ella. Ella fue muy natural.

L. para mejorar un poco la situación habló de invitarme a las fiestas de la red trans en Santa Fe con sexo, drogas y alcohol. Le dije que no podía tomar pero lo demás si. Luego L. insistió en que bajara con ella, su novia, amigos y amigas por el ascensor. Ante esa situación tan incómoda, decidí irme, y le dije que me iría por las escaleras sola, que saldría ya.

Bajé siete (7) pisos rápidamente como si estuviera en la película Vértigo de Hitchcock. Quedé pasmada. Presentí que de pronto iría a conocer a la novia pero no pensé que justo me pasaría eso. Me sentía como si me hubieran pillado. Y me di cuenta que, efectivamente, L. es muy ocupada y que su novia la sigue a todas partes, por lo menos en la universidad, así como había dicho L. Antes todavía se acuerda de mi. Este será uno de los últimos encuentros si es que no la metí en problemas. Pero se nota que ella sabrá decirle mentiras.

domingo, 13 de agosto de 2017

Trabajo y sentimientos

Mi primera semana en el trabajo no ha sido fácil. En este momento debería estar sacando un presupuesto para una propuesta que he postergado para hoy y sigo postergando porque es una forma de negarme que tengo que trabajar. Estoy calmada pero a veces no se cómo resolver varios trabajos que me asignan. Ha sido mucho trabajo desde el inicio. Siento que no puedo. Es el primer pensamiento que se me viene a la cabeza.

Sin embargo, me siento agradecida porque es la empresa que me recibe por tercera vez sin pasar la hoja de vida y entrevista. De las hojas de vida que pasé, en ningún lado me llamaron a entrevista. Quisiera aprender de género o trabajar con mujeres o diversidad sexual. Estoy en eso, pero me doy cuenta que no sé mucho del tema. O me enfoqué fue en crítica cinematográfica feminista y esto para la intervención social no sirve mucho. La gente cree que sé mucho de género pero realmente no lo sé todo y tampoco tengo porqué saberlo. Eso si, tengo una mirada de género en las relaciones sociales, el trabajo, las amistades, etc.

Y pienso en mil. No me he olvidado de ella. Debo dejar ir esos pensamientos. Las amigas me han escuchado mi historia tantas veces, que ya les debe saber a cacho. Ya ha pasado más de un mes y no prologaré un duelo por años como las anteriores experiencias. Debo aprender a tener sexo sin pensar en la persona después. Esto de los sentimientos no lo sé lidiar. Pero eso solo se consigue teniendo muchas experiencias sexuales, para lo cual no soy muy hábil. Me tienen que gustar las personas o atraer para poderme lanzar al agua. Asimismo parece que me fijo en personas que tienen autoridad y me cuestiona mi relación de sumisión que asumo con ellas, puede que no sea en todas las ocasiones.

Lo otro que me ha cuestionado, ha sido la importancia que le han dado a mi título de maestría de estudios de género. Esto ha sido mencionado por dos mujeres, una de ellas me gusta pero debo olvidarla, y la otra no me gusta porque es autoritaria pero ya le estoy flirteando como si le estuviera haciendo caso a mil. Definitivamente mil me tiene dominada. MaE dice que es un reconocimiento que hacen las personas a un capital social. Pero no me siento cómoda con ello. Les insisto en que soy una campesina o quisiera que me vieran como una persona sencilla u ordinaria. Pero resulta que no solo soy eso, también soy muy chistosa y me gano el cariño y el aprecio de las personas fácilmente porque a veces suelo ser desparpajada, humor negro con ingenuidad o inocencia. Menos mal todo no es negativo.

También la cuestión ha sido la de clase social, me ha sido difícil manejarla, más a nivel de pensamientos que de relaciones sociales. Esto me ha interrogado. Pero hablando con una amiga, ella me decía que una debe comportarse como si eso fuera natural, lo cual no es fácil para mi porque suelo decir todo lo que se me ocurre o mi cuerpo expresa admiración o sorpresa, y, sobre todo, mi rostro expresa con exageración. La primera vez que estuve en el apartamento de mil, no podía creer donde estaba, lo cual me impactó y por eso no pegué el ojo. Bueno, y así va sucediendo la vida. Son pensamientos y sentimientos más que acción.

Deseo dormir hasta tarde, tener sexo con mil, reírme, despreocuparme e ir a cine a ver Paterson. Esa película me encantará porque es sobre la vida cotidiana, sobre lo ordinario, sobre lo que intento plasmar es este muro virtual. Sobre la felicidad en el día a día en pequeñas situaciones. Gracias vida por permitirme escribir y amar este espacio, amar hacer reír a la gente, y vivir con los vientos de agosto.

Las malas hierbas

Una película canadiense, dirigida por Louis Bélanger, dura 105 minutos y fue estrenada en el 2016. Es una película sobre la relación entre el padre y el hijo. Sobre la ausencia que castiga tras una discusión que no se presenta en la película sino que no la cuentan los personajes. La manera de resarcir esa culpa es dejando una herencia -un bosque gigante- para el hijo. Pero la manera más fácil para conseguir el dinero es cultivando y vendiendo marihuana a los traficantes. El guión es regular porque aparecen los personajes para seguir contando algo, caen como si ya se agotara el relato y se necesitará de un nuevo personaje para seguir desarrollando la historia. A pesar de esto, es una comedia entretenida y cae super bien un domingo, frío, bogotano, y qué mejor que en la Cinemateca Distrital, el lugar de por si, ya es underground.

domingo, 6 de agosto de 2017

Sueño

La madrugada del martes 1 de agosto, soñé lo siguiente. Estaba en tu apartamento. Había un día fresco, una tarde con luz natural. Había una cámara montada en un trípode, frente a tu nevera, mirando el centro del cuarto, contra la pared del costado sur. No estaban los escritorios ni la biblioteca. Yo estaba al lado de la cámara observando la escena mientras la cámara filmaba. Estabas de rodillas entre las piernas de una mujer de cabello corto. Miraste su vulva y lamiste intensamente, hasta que luego recorriste la mitad de su cuerpo y subiste hasta su boca para besarse frenéticamente. Cayeron y rodaron por el suelo varias veces como una sola persona, integradas por sus brazos y piernas. Llegaron a la esquina sur oriental. Se levantaron. El sol reposó sobre sus cuerpos mientras se besaban. Al final apareces sola, en la mitad del cuarto, con las piernas abiertas y una línea de sangre menstrual vino tinto mientras miras sorprendida cómo tu útero se ha renovado. Cierra el video así, y, de pronto, apareces en un auditorio hablando de una tesis.

domingo, 30 de julio de 2017

Sentimientos sentidos

"Una relación intima entre dos personas es un instrumento de tortura entre ellas, ya sean personas de distinto sexo o del mismo. Todo ser humano lleva dentro de si una cierta cantidad de odio hacia si misma, es algo que tiene que ser transferido a otra persona, ya que puedes transferirlo mejor es a la persona que amas" Enrique Vila-Matas.

viernes, 28 de julio de 2017

Yegua

Samuel: mamá la Alba es lesbiana. Tenemos cuñada o cómo se le dice...
Mamá: la gente entre más estudio tiene ¡más yegua es!
Alba: mamá, ¿prefieres que sea un borrego?
Mamá: pues es preferible que sea un borrego a que seas...
Alba: mamá. Mira. Ella es.
Mamá: no me muestre eso.


Don quijote que fue un sueño se convirtió en perro, no era ni mujer ni hombre, y el mundo la trataba de zorra. Así que déjame aferrarme a una conversión salvaje de yegua.

martes, 25 de julio de 2017

Respuesta a la respuesta de 306

Un amor distante

Dos cuerpos paralelos

Tres puntos suspensivos



De mi hermano Fabián Yebrail Niño Quintero. Según él es de Ricardo Piglia o es muy probable que sea de Enrique Vila-Matas. Después dijo que era un twitter. No sabemos de quién es. Es anónimo. 25 de julio de 2017.

Respuesta a 306

este lenguaje que no puede
que no detiene el tamaño de las uñas
y parece dormir

la una,
la otra,
la misma mil

porque amanece a cualquier hora
y se desocupa la vida
(ligera forma de mentir sobre lo eterno)
en pie y encima de la casa
innombrable, tras la mano extendida y rechazada

Todos,
todos los miedos caminan bajo las sombrillas.

Por Martha Lucia Ortiz Cardenas, 25 de julio de 2017, 3:05 p.m.

Horas

El 23 de julio de 2017, estaba sentada en el parque de la calle 34 con carrera 17. Había soltado algunas lágrimas mientras el frío me despertaba de una resaca. Estaba leyendo Don quijote que fue un sueño. Una joven de 19 o 20 años se acercó. Alcé la cara. La vi. Me preguntó la hora. Metí la mano en la mochila. Saqué el celular. Le dije que eran las 10 y algo a.m. No me acuerdo de los minutos. Pasó por enfrente y su fue. Era muy linda. Llegó por el oriente y se fue por el occidente. Me quedé viendo cómo se iba. Su cara también reflejaba tristeza. Pensé que se sentaría en mi banca y me contaría una historia. Su cabello era largo, rostro divino, labios pintados, camisa blanca, chaqueta azul, jean azul y tenis.  Fue la escena de una película. Fabián pensó en ella durante el 24 de julio de 2017. El también dijo que la escena fue cinematográfica. Yo apenas me acuerdo de ella como un ensueño.

domingo, 23 de julio de 2017

18-3

Hoy, 23 de julio de 2017, estoy en el parque. Acompaño a mi hermano a jugar en el parque de la calle 34 con carrera 17. Estoy en Bogotá. Amanecí con resaca. Tomé a noche. Estuve con Liliana, Angélica y Ricardo. Ayer fui a caminar con Nina, Marinela, Carolina y María Inés. Fue bonito. Fue una montaña sagrada. Me limpié de tanta energía negativa que cargo a veces. La ciudad se veía explayada e impresionante. Estaba despejado. Solo pienso en Lucía. Miro sus fotos para acordarme de ella. ¡Fue algo bonito! No volverá a suceder. ¿Y si me llamara?, yo iría de inmediato. Cuento esta historia a mis amigas y me enorgullezco de lo que viví. Les muestro las fotos de Lucía. Acabo de leer una artículo de una persona que rompió con otra y todavía piensa en ella después de un año. Al final del artículo dice que la mejor manera para aceptar la pérdida es agradecer. Agradezco infinitamente esta experiencia. Quiero volverte a dibujar. Todavía tengo el recuerdo de aquella chica enérgica, de pie y de espaldas. Así te vi la primera vez. Ayer me contó Liliana que Angélica o la chikis decía que yo era lesbiana. Me sentí ardida porque hasta ahora estoy descubriendo mi sexualidad. Todavía me gustan los hombres y he tenido muy pocas experiencias sexuales con hombres y mujeres para sentirme definida en algún lado. Mi problema fue cortarme el cabello, solo, para no peinarme. Y el mundo le ha puesto tanto tinte a eso, que ya no me importa. No sé si será por eso que no consigo trabajo. Vivo de milagro. Del milagro de ser tacaña. Después de lo que me dijo Liliana, realmente pensé, ¿si soy discriminada porque la gente ve en mi una mujer machorra y lesbiana? Yo no sé que soy. A veces miro mis senos y me gustan. Me gusta las palabras mujer y femenina. Estoy aquí en el parque sentada mientras llovizna y una brisa rosa mi cabeza y mis orejas. El frío me despierta de esta resaca. Fabián quiere que haga muchos dibujos. Gracias a Linda Barry aprendí a querer mis dibujos. Son mis obras, mi creatividad, lo que mi cabeza ve y mis manos intentan reproducir. Quiero dibujarte de nuevo. Ya no será la primera vez. No sé porqué soy tan sensible. Lloro un poquito y me alivio. Mejor seguiré leyendo Don Quijote que fue un sueño.  9:40 a.m. - 10:00 a.m.

Don Quijote que fue un sueño de Kathy Acker, 1987:

"No volveré a hablar porque no me oís y no me oiréis, no me importa cómo hable. En consecuencia soy una musa de sueños deseos que, al no poder expresarse, son fetos que trascienden sus tiempos, ni siquiera abortos. Pues, mientras que las mujeres pueden librarse de los niños no queridos, yo no puedo librarme de mis sueños insoportables, inalumbrables. De modo que ya no sé qué hago - concluyó Don Quijote, mansamente, su poema. En esta sociedad ya nadie lee poesía." Página 218.

(...)

¿Sabes  Nocturno, que oí decir de mi a Satán? Dijo que yo, Dios El Señor Todopoderoso, soy una zorra (de hecho que Mi propia Existencia menoscaba la palabra "zorra") y que no Me tiene el menor respeto porque hago el amor con viejas, solteronas vírgenes. Que, por su parte, el prefiere hervirse en un coño de catorce añitos, aunque eso sea estupro, a esconderse bajo las faldas de la Madre. El es un hombre de veras, mientras que yo soy un hipócrita baboso, un farsante. Yo, Dios, no hago nada con franqueza. Mientras promuevo la moralidad, me cobijo en el coño de Mi Madre." Página 232.




El silencio de los fusiles

El silencio de los fusiles es una película de corte documental que fue hecha por Natalia Orozco, estrenada este año 2017. Es sobre los diálogos de paz que hubo entre la guerrilla de las FARC-EP y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Lloré varias veces. Solo tres días en cine para ver esta película que deberían de pasar todos los días por televisión en horario triple AAA. Cuánto nos hace falta hacer memoria. Se necesitan más versiones para hacer historia pero al no haber más, pues, por favor vayan hoy, 23 de julio de 2017,  a verla en Cine Colombia.

D1

Hace dos semanas fui al D1 a comprar unos huevos. Pudo haber sido el 12 de julio de 2017. Fui de noche. Estaba el cajero alto, moreno que, casi siempre, atiende. Pasé con mis huevos. Me preguntó por mi pareja, novio  o el señor que siempre me acompaña. Le dije que él era mi hermano. Dijo que parecíamos una pareja porque siempre nos veía unidos y estábamos juntos. Preguntó dónde estaba mi hermano. Le dije que en vacaciones y que volvería en una semana. Le causó curiosidad que estuviera sola y me habló.

Julieta

Julieta es una película de Almodovar. Producida en 2016. Dura 98 minutos. Es una película sobre la pérdida, la culpa y el silencio. A veces la pérdida de alguien ajeno o cercano supera la comprensión emocional y el dolor se instala como dueño y señor de la vida. El relato esta basado en tres cuentos de Alice Munro: Destino, Pronto y Silencio. Los cuentos de Alice son duros, a veces, implacables, no tienen final feliz sino que, a veces, la vida se encanta en la desdicha o nos sorprende. La relación entre una madre y una hija ayuda a superar la pérdida del padre, pero la culpa se transmite de madre a hija. El peor castigo es el silencio y la desaparición. Cuando tú no sabes porque se fue sin decir nada. No hay explicación. Es cuando el dolor es más severo o mortificante.

Se habla de la literata Patricia Smith. Julieta es profesora de literatura y su trabajo es traducir textos. Al principio es profesora pero luego es traductora. Se muestra la escritura como una forma de catarsis. Julieta decide escribir cómo conoció a su esposo y contarle a su hija quién ha sido. Aunque ella no la escuche o la lea, esta es una forma de expiar el dolor.

viernes, 14 de julio de 2017

Dos amantes y un oso

Película dirigida por Kim Nguyen. Realizada en 2016. Los protagonistas son Roman y Lucy. Viven en el polo norte. El lugar es muy helado. Así que la historia atisba triste, aunque el paisaje es alucinante. A veces tenemos una comunicación especial con la naturaleza, los animales o los árboles. Estos jóvenes se amaban para enfrentar su miedos e ilusiones. La pareja rompe al principio porque Lucy decide estudiar y abandonar el lugar, mientras Roman decide quedarse porque ha huido de la ciudad. Al final de la película sabemos que Lucy sufre pesadillas porque fue violada por su padre, y el vive en su mente y no la deja en paz, así que escapa al lugar más lejano del planeta. Y Roman vive atormentado porque posiblemente mató a su padre para detener su maltrato. Dice que cuando se ha logrado cruzar bajo el río de miedo de cada uno o una, has dejado a tras esos tormentos internos. A veces la solución es la muerte. A veces no hay remedio. A veces no hay ayuda que valga. A veces estamos hundidos o hundidas. Suena muy judeocristiano por el tema del sufrimiento. Pero cuando se está rota o roto es necesario nacer de nuevo.

miércoles, 12 de julio de 2017

Francés

Estuve en Francés, desde mayo de 2017, y se terminó la clase ayer, 11 de julio de 2017. Fue chevere ir a clase aunque casi no aprendí mucho. No repasé nunca las lecciones. Pero logré entablar feeling con el profesor. Ayer una compañera me dijo, dile al profe que él a ti te estima. Fue muy bonito. Me felicitó varias veces para incentivar mi aprendizaje. Siempre creyó en mi, aunque yo no crea en mi. Dijo que tenemos una comunicación especial por nuestro corte de cabello. Le dije que era bonito y se puso rojo. Una vez me dijo que aunque no supiera francés con mi extraordinaria personalidad podía resolver cualquier situación comunicativa. Gracias profe. Eres excelente pedagogo. Le gusta decir paila o pez o expresiones idiomáticas colombianas.

















domingo, 9 de julio de 2017

Halago

El piropo o halago más lindo de mi vida me lo dijo una señora habitante de calle, mientras pasaba la cebra del semáforo de la estación de Transmilenio Calle 26 en Bogotá, pasadas las 5:30 p.m., el jueves 6 de julio de 2017.

¡Perra hijueputa! ¡Macho desconsolado!

No me ofendió para nada sino que me sentí halagada, volteé y con las manos le recibí sus palabras. ¡Gracias!

Hay un cuestionamiento al llevar el pelo corto, pero esto no te hace ni femenina ni masculina, considero yo. Dicen que estoy calva pero yo no me considero calva porque no me paso la cuchilla de afeitar sino que tengo 3 centímetros de pelo en la cabeza. El día de la marcha gay varias compañeras decían que una chica que tenía mi mismo corte de cabello era un chico transgénero pero ella no se consideraba con esta etiqueta sino lesbiana, era una mujer. Qué vaina con tanta categoría que ya no sabemos en que clasificación quedamos, si llevamos maquillaje, determinado corte de cabello, movimientos y posición corporal, ropas determinadas, etc. Ya no solo es una preferencia sexual, sino que hay un afán por leer la maricada en lo que sea.


306

A Lucas, ¡gracias 
por ser una maravilla
 inesperada de la vida!


Preámbulo

El 2 de julio de 2017, tuve varias experiencias que fueron mi primera vez. Fui a la marcha gay y a donde Doña Ceci, comí un pedazo de galleta arco iris -con marihuana-, y conocí a Lucas. Pero, a su vez, esta fue la primera marcha gay para Lucas y Alejandro; y la primera galleta psicoactiva para Alejandro.

306

En la marcha gay, Anais me preguntó si era heterosexual o heteroflexible. Le respondí que heterosexual. Soltó una carcajada y dijo que yo era heteroflexible porque antes habíamos visto un chico que llevaba tetas caídas y me llamó la atención. Se veía ¡divino! Ella dijo que era muy disruptiva su corporalidad. Eso si que es feminismo porque no se enmarca en lo que conocemos biológicamente como cuerpo femenino o masculino.

Como a las 5:30 pm, del 2 de julio de 2017, nos fuimos para donde Doña Ceci -bar donde venden cerveza barata- con las chicas de la Corporación Femm. Pero antes Cristina nos dio a Alejandro y a mi, un pedazo de galleta con marihuana. En el camino, pasando frente al Crepes & Wafles de la Avenida Jiménez, comentaron sobre la situación sentimental de cada uno y una. Al respecto dije que no estaba interesada en nada ni en nadie, pero que en cualquier momento de la vida podía volver a tener sexo y/o enamorarme.

Cuando llegamos al sitio, entramos al baño y al salir, Alejandro me dijo que me mirara los ojos en el espejo. En efecto teníamos las pupilas dilatadas por la marihuana. Empezamos a reírnos por todo. No podía mantener la cara seria. Como dice la canción Atrévete de Calle 13: "Cambia esa cara de seria, esa cara de intelectual, de enciclopedia". Estábamos bobos. Yo dije que al siguiente día me dolerían los músculos de la cara por mantenerlos tensionados. Y se rieron. Trataba de ponerme seria y no podía. Parecía un juego de niños y niñas.

Alejandro me pidió que lo acompañara a la Plaza de Bolívar para ver chicos gay. Quería conseguir pareja sexual para esa noche. Salimos sin decir nada. En la puerta del bar, Leidy me preguntó para dónde iba. Le conté nuestro plan y nos despedimos. En la mitad del recorrido me llamó Anais, y preguntó dónde estábamos, le dije que en un rato regresábamos. No quería quedar mal con Cristina y Anais porque me habían invitado a tomar cerveza y me sentía comprometida con ellas. Sabía que ese agasajo costaría y lo pagaría, lo más probable, en especie.

Pero, a su vez, consideré que era mejor regresar con ellas porque estábamos con los sentidos alterados por la cerveza y la marihuana. Asimismo, no contábamos con el dinero para coger un taxi desde el centro de Bogotá, por lo que deberíamos caminar hasta Transmilenio, pero ya eran cerca de las siete y media de la noche, y sería peligroso. Además ellas estarían pendientes de nosotros y nos habían prometido llevarnos a la casa. Estaríamos protegidos. Así que regresamos al bar Doña Ceci.

Allí conocí a Lucas. Me cautivó su baile sensual. Era sexy, suave, ligero y limpio su movimiento. Técnicamente tenía coordinación, ritmo y era erótico. Se notaba que gozaba mover su cuerpo. Me dije a mi misma que, antes de que me fuera del bar, le diría que me gustaba. Vi a Lucas durante horas. Estaba en el segundo piso y yo en el primero.

Usaba una camiseta de color azul o gris claro, la cual tenía unas palabras en inglés en tres líneas, primero, "HAPPY", luego, había tres letras pero no me acuerdo de ellas, y por último, "ADVENTURES". Usaba jeans, tennis y un par de aretes topitos -pequeños. Su estatura era de 1,55 metros aproximadamente. Tenía el cabello corto. Su piel era blanca. Su labios eran carnosos. Sus ojos eran grandes con una mirada desenfada y tierna.

Subimos al segundo piso porque la rumba se veía mejor allí. Conseguimos una mesa que estaba diagonal a Lucas. Ya nos iba pasando el efecto de la marihuana. Tomamos cerveza, hablamos y bailamos. Mientras tanto, Alejandro y yo no perdíamos de vista a Lucas. Estaba con dos chicas. Una de ellas parecía su novia. Ella tenía gafas y una camisa a cuadros. La otra chica tenía el cabello crespo.

Lucas se fue a bailar con un chico que estaba en otra mesa paralela a su mesa. Luego bailó con otra chica. Luego consiguió otros amigos. Estaba ebria. Iba de una mesa a otra y regresaba con las chicas que la acompañaban. Se fue una de las chicas con la que Lucas había bailado. Me llamó la atención que ella se había ido pero regresó a despedirse de Lucas, pero se arrepintió porque vio que estaba hablando con otros chicos.

Luego Lucas trajo a sus acompañantes a la mesa cercana a la de nosotros. Hablaba y bailaba con chicos y con sus amigas o novias. Luego pasó cerca de nosotros y le dije que era muy linda. Respondió algo. Con Leidy entendimos: "lo que hace la muerte, pero el tiempo no perdona". A Leidy le impactó la frase. Fue como si su vida tuviera un tiempo perentorio. Me dio un beso en una mano. Me sacó a bailar pero me dio pena, así que Alejandro bailó con Lucas.

Después volvió a pasar y le di un beso en la mejilla. Bailamos y nos besamos. Me iba a dar su número de teléfono pero se arrepintió. Me contó que tenía una cervecería pero que era un secreto porque sus amistades querían beberse el preciado líquido gratis. También dijo que yo era historiadora, le dije que no, que era trabajadora social, y dijo "¡Ay! No. Mi mamá es trabajadora social". Dijo que una de sus amigas es "patrimonio de la humanidad". Mencionó algo de la psicología métrica y la ingeniería. Me llevó con sus amigas para que bailara con ellas pero no había feeling, ni ellas querían, ni yo tampoco.

Regresé con las chicas de la Corporación Femm. Pero Cristina se había ido con Anais y Alejandro. Así que me quedé con Leidy, Soledad y Karen. Mientras tanto las amigas de Lucas le estaban reprochando porqué había estado conmigo. Una de ellas me señaló con la mano. Luego, Lucas se fue con sus amigas. Se despidió y me dio su número de celular y registró el mío en su teléfono. Me invitó a dormir con sus amigas pero había desconfianza mutua entre ellas y yo. Así que no acepté.

Lucas llamó a las 11:45 p.m. No contesté la primera llamada. Volvió a llamar a las 11:58 p.m y sobre las 12 a.m. Dijo que fuera a su casa, a cinco cuadras del bar. Titubeé y dije que de pronto al siguiente día le enviaba un mensaje. Pero dijo enfáticamente que ¡era esa noche!, ¡no otro día! Le mencioné que no tenía dinero ni minutos para comunicarme con ella. Me envío mensajes con los datos del domicilio.

Una chica me preguntó algo cuando estaba hablado con Lucas. Cuando colgué le conté que me había invitado a su casa. Entonces, Karen, Leidy y Soledad confabularon el plan y fueron cómplices de esta aventura. Iríamos a tomar un taxi, me dejarían en la dirección señalada y me llamarían para confirmar que estaba bien. Una de ellas me dio 10 mil pesos para coger un taxi si no me dejaban entrar al lugar o tenía que salir ante alguna situación extraña.

Salimos de donde Doña Ceci pasadas las 12:30 a.m. Nos fuimos caminando hasta la calle 19 con carrera 4, porque los taxis escaseaban. Allí había un puesto ambulante de venta de pasteles. Se veían muy grasosos. Ellas se comieron los tres pasteles más grasosos que he visto en mi vida. Dijeron que estaban deliciosos. El tiempo pasaba y me iba poniendo nerviosa. Al fin tomamos un taxi que me dejó en mi destino. Ellas se fueron, pero antes esperaron a que entrara al edificio.

En el edificio había un guardia joven muy noble y amable. No habló casi. Le di los datos del domicilio y él llamó al citófono pero no contestaron. Entonces le dije que por favor me llamará un taxi, que no intentará más. También le comenté que no podía llamar de mi celular porque no tenía minutos. Entonces él llamó desde su celular a Lucas. Marcó dos veces pero no contestaron, entonces volví a insistirle que me hiciera el favor de llamar un taxi para irme. Pero él me pidió la identificación, registró mis datos personales en el libro de visitantes y me dejó pasar. Después me indicó cómo llegar al lugar.

Timbré dos veces en la puerta. Salió con sueño. Entré. Me preguntó si quería algo de comer o beber y le pedí un vaso de agua. Nos sentamos en una cama que estaba lista para que durmieran sus amigas, pero ellas se habían ido. Mencionó que sus amigas tenían miedo porque yo era una perfecta desconocida y le podía hacer daño, frente a lo cual yo también con mis acompañantes habíamos tomado las medidas de seguridad. Le conté lo que había pasado con el guardia. Lucas se había dormido porque llegué cerca de la 1:00 a.m. Había esperado una hora aproximadamente.

Comentó que en ese lugar habían cambiando la vigilancia porque habían robado un domicilio. Dijo que había un circuito cerrado de cámaras de vigilancia para proteger el lugar. Pensé en ese instante que había video cámaras en su espacio privado. Me aterró el tema de la vigilancia y estar observado. Siempre le disparó a las cámaras con mis manos porque detesto el control, las asesino simbólicamente.

Me dio un volante donde la administración del lugar informaba a sus residentes los cambios de vigilancia y la instalación de las cámaras. Mencionó que generalmente los administradores son difíciles, pero como toda regla tiene su excepción, en este lugar contaban con una administradora que era una maravilla como persona y con su gestión administrativa.

Mencionó que en ese lugar trabajaba un equipo de ocho (8) personas. Había tenido problemas para que los guardias los dejaran entrar y eso que tenían el permiso respectivo con la administración. Dijo que la vigilancia la habían cambiado por el robo y que la anterior fue terrible. Así que estuve muy de buenas porque el celador me dejó entrar, fue muy benevolente o flexible con las normas de ingreso o le di confianza.

Luego me pasó una tira de fotos que se hacen en una cabina de fotos instantáneas. Estaba con su novia. Era muy linda. Después se entusiasmó diciendo que era ñoña -intelectual o amante del conocimiento-, mientras pasó sus manos, de izquierda a derecha, por los lomos de los libros de la biblioteca. Le pregunté por dos cuadros, uno, era de un cultivo de cebada, y el otro, era sobre una mujer sentada de espaldas en un café al aire libre, la mujer estaba en una esquina del cuadro. Dijo sus autores, porqué los tenía, y que eran impresiones digitales en óleo. Mencionó que se había dejado crecer el cabello durante dos años y luego se lo cortó para donarlo a los enfermos de cáncer. Me llamó Leidy y le informé que todo estaba perfecto.

Luego, terminé el agua. Me quité los zapatos, el pantalón, el buzo y una camisa. Y me invitó a dormir. Dijo que era a dormir, dormir. Sin embargo, la distancia fue más cercana y sucedieron 306 caricias, 306 besos y 306 susurros. ¡Qué noche! El día y la noche confabularon para sentir y experimentar cuerpos en fuga. Desbordaba el placer. ¡Fue increíble! ¡Fue maravilloso!

Fue el regalo más hermoso e inesperado de la vida. Fue un rito de iniciación sexual femenina con La Quijote que fue un sueño. Las diosas Afrodita,Venus y Oshun danzaban hedonistas cuando entré en su reino. La lujuria y el placer fueron una fuerza contenida que explota y se abandona o un volcán en erupción. ¡Cuánto me gustan los desastres naturales!, por su fuerza creativa que arrasa y transforma todo a su paso.

Como la canción de Leo Dan: "Tú llegaste justo cuando menos te esperaba (...) Qué te pasa corazón... Qué cosas tiene el amor (...) Bendigo la hora en que te conocí". Recordé esta canción porque aparece en una escena de la película Los Nadie (2016) de Juan Sebastián Mesa. La Mona espera al Pipa en la puerta de la casa, mientras él hace una raya infinita de rebeldía en las calles de Medellín, a media noche; y aparecen unos viejos lanzando unos dados al parqués como si la escena dijera "Juego mi vida, cambio mi vida. De todos modos la llevo pérdida... (poema Relato de Sergio Stepansky de León De Greiff).

Volviendo a la historia, dijo que no me fuera sin que se diera cuenta porque eso era feo. Que por favor esperara y desayunaríamos. Pero no pegué el ojo. No sé. No pensaba en nada en particular. La vi dormir. Parecía una diosa, una diva, una bella durmiente o una princesa de un cuento de hadas. Volteé varias veces y se despertaba. Al final decidí irme. Se quedó en su cama con una mañana gris.

Llegué a mi casa a dormir. Dormí 2 o 3 horas. Luego nos enviamos mensajes de texto. Seguimos hablando por cuatro días más. Intercambiamos fotos de cuando estábamos con el cabello largo. Me pidió un video masturbándome. El primer intento lo grabé, aunque hice dos intentos más, realmente el tercero fue más natural e intenso pero la cámara no grabó. En el primer intento miré a la cámara. Me sentí observada. Fue incómodo.

Como dice Laura Mulvey sobre el cine clásico de Hollywood, la mirada patriarcal cosifica el cuerpo femenino en objeto de deseo pasivo, y este actúa como fetiche del placer de la mirada, generalmente masculina. De alguna manera, la cámara es un ojo vigilante, controlador. La cuestión es la relación de poder que establece quien mira, el cual se sitúa como dominador y quien está en la imagen es un sujeto pasivo o sumiso. Puede que este argumento no tenga cabida aquí porque este habla de cine y no de la cultura visual pornográfica y erótica. Para ahondar en este tema, ver el artículo ¿Qué decimos las feministas sobre la pornografía? Los orígenes de un debate de Nancy Prada (2010).

Al final me pareció que ese video no era erótico, no transmitía sensualidad, excitación o deseo sexual. Lo califiqué de aburrido y fingido. A mi no me producía nada, más bien, sentiría pena o nervios cuando Lucas lo viera.

Recuerdo que cuando Stanley Kubrick estaba en el rodaje de la película Eyes Wide Shut (1999), con Tom Cruise y Nicole Kidman, les dijo que no sabían hacer escenas eróticas, que una cosa era tener sexo erótico frente a una cámara y otra muy distinta hacerlo como los demás mortales. Les exigió tanto que la escena sale muy bien porque se repitió varias veces. También hay que decir que el sexo esta normalizado y solemos tener una idea de que está bien y que está mal, pero en general, cada persona es un mundo por descubrir o que se descubre así mismo.

Volví a verme con Lucas unos días después. Fue muy formal, elegante y acogedora. Habló sobre su trabajo y el amor de su vida. Preparó ramen y un té especial de Canadá que le regaló su novia. Dijo que lee siempre los manuales de los electrodomésticos. Después nos acostamos a dormir. Me dijo que no me enamorara de ella. Que podríamos ir en ese instante a buscar una mujer para que viviera otra experiencia sexual.

Propuso algunas tareas: 1, tener sexo con otra mujer, grabarlo y enviárselo o escribir sobre ello, con especial cuidado en los detalles; 2, leer La máquina de follar (1978) de Charles Bukwoski. Una tarea que me autoimpuse fue saber cuánto eran 34 onzas, lo cual representa 1.0055 centímetros cúbicos (cc). Aprendí que un archivo se puede eliminar definitivamente con Shiff + suprimir. Después busqué en google y hay tutoriales para recuperar archivos eliminados con este comando.

Dijo que parecía una monja, que besaba como si se fuera acabar el mundo, es decir muy acelerada. Me recomendó que no leyera la biblia porque mencionaba términos religiosos. En otro momento yo le dije que ella había sido mi conquista porque me atreví a hablarle, pero Lucas dijo que había sido ella. En fin, cada una tuvo su conquista. Lo que si es cierto es que si ella no me hubiera llamado yo no hubiera ido. También dijo que le había cautivado cómo la había mirado esa noche.

Hablamos de mucha cosas, pasábamos de un tema a otro. No había preocupación por uno solo. Al final de la jornada sentía que estaba con una amiga muy hermosa, amorosa, cariñosa y tierna, pero Lucas estaba tan cansada que le abrumaba continuar con su día. Tenía varios compromisos y el tiempo iba pasando a su ritmo. Estaba literalmente agotada, necesitaba dormir como 24 horas. Pero es una persona tan disciplinada y con un empuje que no la detiene nadie. Enfrenta la adversidad con toda la pasión para gozar la vida.

Por Aki Akcer, 9 de julio de 2017.

viernes, 7 de julio de 2017

Corrección: "antes de morir"

Conocí a una persona que le quedan 1.000 días para morir. Por cosas de la vida hago parte de su lista de actividades para hacer antes de morir.

-¡Eres muy linda!
-"Si la muerte nos da la última vista de la belleza, los rasgos se vuelven tranquilos."
 (...) "Esperemos que llegue rápido en un momento feliz"

...

Ahora soy parte de "aprender a decir mentiras".

Nota: El resaltado amarillo corrige la entrada Antes de morir.

martes, 4 de julio de 2017

Antes de morir

Conocí a una persona que le quedan 1.000 días para morir. Por cosas de la vida hago parte de su lista de actividades para hacer antes de morir.

-¡Eres muy bonita!
-Lo que hace la muerte, pero el tiempo no perdona.

...

Ahora soy parte de "aprender a decir mentiras".

viernes, 30 de junio de 2017

Desear lo de los otros

Ayer, 29 de junio de 2017, vi el programa Días de cine y Página Dos. No me acuerdo en cual dijeron que siempre deseamos lo de los demás, lo cual alimenta la insatisfacción.

Hoy, 30 de junio de 2017, tuve un journée de merde. No me pude inscribir en una convocatoria laboral. La frustración me entró. Empecé a chillar como si quisiera llorar y terminé llorando y odiando todo. ¡Qué vaina! ¿Será que volveré a conseguir trabajo? A veces me entra la pregunta, ¿de qué voy a vivir?

Y mi hermano llega y me cuenta que hay unas personas trabajando sin paga para tener experiencia. Y me digo: estamos jodidos y/o jodidas. Así que me da envidia y deseo lo de los otros. Deseo tener un trabajo. Ya no va más la aspiración a una maestría en análisis cinematográfico. Por el momento, no sé qué hacer. A veces conservo la calma e ignoro lo que vivo. Pero, otras veces, arrecía la desesperanza.

Noche oscura, ¡amanece pronto! Invierno cruel deja que llegue la primavera.

jueves, 29 de junio de 2017

¿Quién soy?

"Uno nunca sabe quién es. Son los demás los que le dicen a uno quién y qué es. Te explican tantas veces quién eres y de formas tan distintas, que al final uno acaba por no saber en absoluto quién es. Todos dicen de ti algo diferente. Incluso uno mismo está siempre cambiando de opiniones. Si a eso añadimos que uno se esfuerce por sorprender a los otros siendo varias personas al mismo tiempo, lo que en verdad acaba sucediendo es que terminamos no teniendo ni la menor noción de quién somos o podríamos haber sido." "(Juan Lancastre, La interrupción)." Enrique Vilamatas, Aire de Dylan, 2012, página 157.

Corporación Femm

Empecé un voluntariado en la Corporación Femm, el 24 de junio de 2017. El voluntariado consiste en una escuela de formación feminista. Los primeros mensajes los enviaron por whatsapp. Algunos mensajes me parecieron autoritarios. Aclararon que esta organización es de activismo político por la diversidad sexual y que no era un grupo de autoayuda, para el "ligue"-se refiere a conseguir pareja sexual-, y quien fuera uribista era mejor que no fuera porque este lugar es de izquierda.

La primera sesión fue un poco desordenada. No vi un objetivo claro con la historia de vida desde el feminismo, y la charla de una invitada fue sobre todo y nada. Además algunas visiones sobre el feminismo son radicales, así que la solución es ser igual que el patriarcado pero manejando por las mujeres, ejemplo: "Yo mataría a los hombres como hacen con las mujeres.Yo empalaría al hombre que empala a un mujer. En el congreso como los hombres no tienen útero..."

Pero es un lugar para distraerse, aprender y conocer gente o socializar. Porque en estos momentos sin trabajo es importante que vaya a hablar con la gente y no me quede encerrada en la casa perdiendo el tiempo en Facebook. Esto me crea una rutina y me siento útil entre la gente hablando de cualquier cosa, lo cual es necesario para no aburrirme o deprimirme. Definitivamente somos seres sociales.

El sábado pasado, 24 de junio de 2017, en la mañana estuve buscando un servicio de consulta externa particular porque mi hermano está enfermo. Ayer, 29 de junio de 2017, una trabajadora social de la Red Hospitalaria del Distrito dijo que nos colaboraba y brindaba información sobre prevención y promoción de la salud. Le pedí que me recomendara un médico porque el médico y la médica que conozco están ocupados, no tienen consultorio y tienen mucho trabajo y estudio, lo cual comprendo. Después las personas que participan en Femm dijeron que ellas eran un red de apoyo a las mujeres y que me colaboraban. Así que llovieron los contactos médicos y jurídicos.

El lunes, 26 de junio de 2017, con una ex-compañera de trabajo le pregunté si podía hacer un voluntariado en su lugar de trabajo. Ella pensó que si. Me ilusioné como todas mis ilusiones que suben como la espuma y caen como la lluvia. No podía dormir y la cabeza pensaba. Me levanté y escribí en un cuaderno mis ideas para hacer algunos talleres con mujeres. Pero, a pesar de todo, sigue estando la Corporación Femm. Puede que yo solo vea autoritarismo y realmente estoy derribando mis prejuicios, homofobia, lesbofobia, transfobia, y no sé cómo se nombran las demás fobias para LGBTI.

La chica que dirige la Corporación se la pasa enviándome mensajes privados. Definitivamente no me puedo quedar relegada en un lugar sin hacer escándalo y hacerme notar. Ya la mayoría sabe mi nombre.


The look of silence

Película dirigida por Joshua Oppenheimer. Producida en 2014. Dura 103 minutos. La mayoría de los patrocinadores son Anónimos, o no entendí, si es ANONYMOUS la organización que alude a la película homónima. Narra la muerte de un hermano por el gobierno militar de Indonesia. El hermano hace entrevistas a los victimarios y sus familiares para comprender el horror y cómo imperan los discursos falsos como la verdadera historia.

Una película de corte documental, muy importante para entender cómo algunos gobiernos, supuestamente democráticos, han visto al partido comunista como un enemigo, el cual se desaparece hasta exterminarlo. En Colombia el exterminio de las personas militantes de la Unión Patriótica, se puede ver en la película Memoria de los silenciados: El baile rojo (Yesid campos, 2003, 59 minutos).

Otro tema es pedir perdón y reconocer que fuiste culpable, asesino y sentir vergüenza por hacer parte de la injusticia y el horror. Los victimarios no sienten remordimiento, son fríos, parecen gozar de la sevicia de recrear los hechos de tortura y matanza. Una metáfora visual es la lente que coloca quien busca la verdad o una explicación, y algunas personas parecen seguir viendo borroso u obnubilado.

Es muy gratificante ver que la sala estaba llena cuando se presentó la película en la Cinemateca Distrital, como parte del día internacional en apoyo de las víctimas de la tortura (26 de junio).

sábado, 24 de junio de 2017

Ojo al cine

Ayer, 23 de junio de 2017, mi hermana Marinela me recomendó el cine foro de la Casa de Igualdad de Teusaquillo, y mi hermano Samuel me recomendó dos canales de Youtube para aprender sobre crítica cinematográfica. Gracias hermanos por cultivar mi hedonismo.

Nota: Ojo al cine fue una revista de crítica cinematográfica, producida por Carlos Mayolo, Andrés Caicedo, Luis Ospina y Sandro Romero Rey, durante los 70's, en Cali. Quienes hicieron parte del movimiento artístico Caliwood.

viernes, 23 de junio de 2017

Cine revuelto lleno de spoilers

Yojimbo (El mercernario, Akira Kurosawa, 1969, 110 minutos). Película en blanco y negro, con planos de detalle y generales, ambientada en una aldea de Japón, durante la era Meiji (23 de octubre de 1868 - 30 de julio de 1912) en un periodo de guerra y hambruna. Es un western porque las confrontaciones suceden en la vía y plaza pública de la aldea. Dos clanes Yakuza están en guerra. Yojimbo es un samurai que hará que los clanes en disputa se exterminen así mismos, haciéndoles creer a cada uno que trabajará para ellos. Hay dos personajes que me llamaron la atención: el policía y el tendero. El policía es hipócrita y no cambia en el relato respecto al Samurari, mientras que el tendero, al principio, no le cree al Samurari y, al final, descubre su bondad y le ayuda en su plan.  Es un personaje que se transforma en la narración. Otro personaje rompe con el ciclo de la violencia. Es un hijo de uno de los clanes, quien debe matar al Yojimbo pero decide escapar. Al final de la narración el hijo regresa y es reprendido por su madre. La traición, avaricia y poder son los que llevan a la destrucción de si mismos. Es la primera película de Kurosawa que veo, y es uno de los mejores cineastas del siglo XX.

Sin mover los labios (Carlos Osuna, 2015, 96 minutos). Es una película rara, oscura, chistosa, experimental, en resumen es bizarra. El relato principal es en blanco y negro mientras el relato televisivo es a color. Se comparan los personajes y sus historias. La historia se basa en una madre sobre protectora con su hijo. El hijo detesta a la madre y consigue vociferar contra ella cuando muere y la convierte en un personaje de su repertorio ventrílocuo. Es un hijo bastardo con dos medio hermanos campesinos que lo transforman en un ritual. Al final es invisible. Dos relatos paralelos, el televisivo melodramático y el cineasta inesperado. El relato principal parece que no va a llegar a ninguna parte hasta que el personaje principal desaparece. Es como la trillada frase de hablar por los sin voz. El personaje principal casi no tiene voz, necesita de la voz de sus personajes ventrílocuos.

La vida me mata. (Sebastián Silva, 2007, 92 minutos). Es una película sobre el duelo. Es difícil aceptar la pérdida de los seres queridos. Dos relatos. Uno, sobre la pérdida de un hermano y, el otro, es sobre un cortometraje, en el cual actúa un personaje que se parece al hermano muerto. Varias veces una directora de cine dice que "el amor mata", el cual es el tema del cortometraje dentro de la película.  Esta película me pareció mejor que Sin mover los labios. Aunque los temas son distintos, utilizan otro relato -cinematográfico en este caso y televisivo en el otro- para explicarse o contextualizar la historia. Es inquietante por el suicidio, la muerte, el amor y la vida.

Amén (Kim Ki-Duk, 2011, 96 minutos). Una historia que, la verdad desde mis instintos o ideas feministas, no me gustó mucho. Una chica asiática esta pérdida en Europa. Viaja de Venecia a París. Un hombre la viola en el camarote del tren. El hombre nunca revela su rostro sino que usa una máscara y chaquetas con estampado militar verde olivo. Ella se halla pérdida y lo llama a las puertas, grita su nombre en distintas direcciones esperando encontrarlo. Ella es perseguida por él. Cuando la violó ella quedó en embarazo. Ella va a abortar al hospital pero se arrepiente. El hombre la persuade con mensajes para que no aborte. ¿Hasta dónde ella es influenciada por él para no abortar? Me parece que quién toma la decisión es él. El decide que esa nueva vida es más importante que la decisión de la propia mujer. El le entrega el pasaporte en una iglesia. Al final ella le quita la máscara y el desaparece. Película a color, con una narración clásica -principio, conflicto y fin-, y es sobre estar perdido, buscar a alguien y al final solo tenerse así mismo.

Sympathy for Mr.Vengeance (Boksuneun naui geot) (Park Chan Woon, 2002, 129 minutos). Película surcoreana sobre la necesidad, la vida o lo que eres capaz de hacer por alguien cuando no tienes dinero. Algo así como el fin justifica los medios pero esto desata una venganza en la que todos mueren. El personaje principal es un joven sordomudo que trabaja en una fábrica de tornillos o puntillas. El joven tiene su hermana enferma y necesita un riñón, pero en este país es muy costosa esta operación y se requiere de un donante. El joven busca una banda de tráfico de órganos para intercambiar su riñón, por uno apto para su hermana, y por el dinero, pero le quitan el riñón y no le dan el dinero. Entonces, una joven brillante, quien es la novia del chico, orquesta el secuestro de la niña del dueño de la empresa. Todo es una locura, desde el inicio, la tensión mantiene al espectador pegado al relato.

No country for old men (Joel Coen,  Ethan Coen, 2007, 122 minutos). Una película del viejo oeste. El cazador se convierte en presa. Es sobre la avaricia. Un hombre común y corriente coge el dinero de una venta de droga. Ambientada en los años ochenta. Tiene mucha ficción, pocos diálogos, excelente fotografía con tonos ocres, excelente actuación de Javier Bardem. La esposa de Llewelyn Moss parece un figurín, aunque su actuación es excelente, en el relato la veo como un personaje que contextualiza quién es Moss. En resumen, la historia es sobre el bueno, el malo y el policía que los persigue en una mezcla de géneros western, triller, noir.