Buscar este blog

jueves, 22 de junio de 2017

Babosas

Primera noche, ocho (8) babosas muertas.
Segunda noche, seis (6) babosas muertas.
Tercera noche, dos (2) babosas muertas.

Les ha llegado su final.

domingo, 4 de junio de 2017

Sabiduría

Hoy, 4 e junio de 2017, la vida me regaló una compañía bella. El maestro del maestro de teatro me pidió que lo esperara para caminar juntos hasta transmilenio. Me regaló unas bellas y sabias palabras. Dijo que hay que preguntarse triplemente. Primero me pregunto. Vuelvo y me pregunto. Y retomo esa pregunta sin respuesta para preguntarme de nuevo. A medida que me voy preguntando voy hallando la respuesta. También me dijo que no parara mi proceso con teatro. Que la manera de honrar a las y los maestros es enseñándole a otra persona lo que sabes. Además debes trabajar con las personas a sino te gusten, lo que importa es el proceso, el aprendizaje, el juego. Parece que la fortuna de un actor o actriz es explorar los límites. Se exploran en la vida, viviéndola intensamente y en la escena cuando eres otras máscaras. La actuación es el arte del mentiroso no del imitador o de la verdad. Hoy me invitaron a una cerveza y no fui porque mi mamá vino y ella casi nunca nos visita, y si llegaba con tufo seguro que iba a ser un problema. Pero otro día romperé los límites.

viernes, 2 de junio de 2017

Ilusiones

Mi hermano me ha contado historias sobre un profesor, quien los persuade para que creen su propia empresa. Dice que en esta vida todo es el sucio y cochino dinero. Que los negocios empiezan por el final. Primero se hace el negocio y después se mira cómo se resuelve o se crea el producto o se presta un servicio. ¡Primero se vende!

La clase es de principios de química, o algo así, pero el profesor dice que los químicos no se forman para ser empleados sino para buscar soluciones a los problemas de la vida. ¿Cuánto incide un profesor, las amistades, la familia o cualquier persona? Benditos sean, si nos empujan a ganar dinero, hacer lo que nos gusta y pasarla bien.

El primero de mayo de 2017, una página web ofrecía servicios para conectar personas con alguna habilidad que quisiera compartirla con adultos mayores. Revisé la página pero no me registré. Pero el miércoles, 17 de mayo de 2017, me registré pero no me contactaron. Así que me acordé que trabajé con Don Enrique. Paseábamos por al parque Santa María del Lago, charlábamos, íbamos a la universidad, le leía el periódico La Voz o escuchamos música clásica. Este trabajo me lo consiguió una amiga y lo tuve por un mes en el 2010.

Le conté la idea a mi hermano. El me dijo que hiciera la página y contratará la gente. Pero voy a empezar yo misma. Le dije que iba a hacer unos papelitos para repartirlos en los lugares de los pensionados. Le pregunté que si me acompañaba y dijo que si. Luego le conté la idea a MaE. El 19 de mayo de 2017, le conté a Caro. Y Caro me va hacer los papelitos.

Generalmente me quedo en palabras y no llego a los hechos. Aunque mi hermana dice que nunca cuente nada porque no sale, no lo puedo evitar porque soy una narradora, imprudente o boquifloja que generalmente responde más de lo que me preguntan. Creo que a veces canso a la gente y me falta aprender a escuchar.

La idea es prestar servicios como lectora y caminante. Esas son mis dos habilidades. Más la segunda que la primera. Puedo caminar dos horas continuas, a un buen paso, y alcanzar 12 kilómetros. Diariamente camino cerca de 5 kilómetros en una hora. Mientras que la lectura es una actividad esporádica de entretenimiento, la cual debo intensificar para aprender a escribir.

Tengo la ventaja que trabajé con los ancianos de mi pueblo, pero ellos eran pobres, así que aquí el cliente cambia, es un servicio para ricos. También pienso intercambiar servicios: practicar inglés por caminatas y lectura. El servicio costará 30 mil pesos la hora y se brindará de lunes a viernes de 8 a.m. - 4 p.m.

La mayoría de los ancianos les falta compañía y relacionarse con las personas, por lo cual la lectura y el ejercicio son dos actividades poderosas para la imaginación y la relajación. Vamos a ver cómo me va con esta ilusión. Hay algunos miedos, ¿cómo identificar las personas que realmente estén interesadas en este servicios? Pueden contactarme violadores o personas malas. Hay que bajar la paranoia y confiar en la vida. Pero debo tomar precauciones. Así que recibo sugerencias para determinar quién esta interesado en este servicio. ¿La idea es descabellada? No sé. Toca hacerlo y habrá una nueva historia.

Al final no he hecho nada, es solo una ilusión.

Mix

Hoy se me ha quemado la cebolla, el ajo y, luego, la carne. Hoy es el día de la comida quemada. No me había pasado eso hace rato. Debe ser que algo requiere quemarse, purificarse, redimirse o salvarse.

Fabian me trajo un libro alucinante. No sé si solo lea unas veinte páginas y él se lo lleve sin haberlo saboreado. Es sobre el aborto. Es de Kathy Acker. La solapa dice que es pos-punk. No entiendo esos términos, pero he sentido que es ácido y radical. Muy estimulante. Supongo que él ha hecho esto porque estoy leyendo El Quijote y no he avanzado mucho. Aquí va un pedacito.

"Don quijote que fue un sueño"

-Por mi parte -confesó la recepcionista-, también he vivido mi locura. Me negué a ser el tipo de mujer que supuestamente debía ser. Recorrí el mundo entero en busca de problemas. Me prostituí, probé algunas drogas (nada duro), expuse los genitales a desconocidos mientras les vaciaba los bolsillos, monté escándalos, mentí a los únicos hombres que amaba, les dije la verdad a los que no amaba, o sea que no podría amarlos nunca, follé con un hombre tras otro asegurándole a cada uno que no le era fiel a ninguno más, timé a los hombres porque, timándome a mí, ellos me habían enseñado cómo se hace. En resumen, era una zorra.

Después de subir con Kathy Acker, bajo con un poema de Idea Vilariño.

Quiero Morir

Quiero morir. No quiero oír ya más campanas.
La noche se deshace, el silencio se agrieta.
Si ahora un coro sombrío en un bajo imposible,
si un órgano imposible descendiera hasta donde.

Quiero morir, y entonces me grita estás muriendo,
quiero cerrar los ojos porque estoy tan cansada.
Si no hay una mirada ni un don que me sostengan,
si se vuelven, si toman, qué espero de la noche.

Quiero morir ahora que se hielan las flores,
que en vano se fatigan las calladas estrellas,
que el reloj detenido no atormenta el silencio.

Quiero morir. No muero.

No me muero. Tal vez
tantos, tantos derrumbes, tantas muertes, tal vez,
tanto olvido, rechazos,
tantos dioses que huyeron con palabras queridas
no me dejan morir definitivamente.

Me la he pasado viendo Torres en la cocina de televisión española. He visto Página dos. Y aquí una feminista intelectualoide: Siri Hustvedt. Escribió un libro con un título muy sugerente: La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres. Son ensayos sobre conferencias que ha dado sobre neurociencia, arte y psicoanálisis.

Y, de teatro, la he cagado hasta el fondo. Mi boca debería cerrarse. Mi imprudencia y ganas de hacer sentir como un culo a los demás se mostró con esplendor. Me burlé del maestro con mi prepotencia diciendo quién debe pasar y qué deben hacer. Menos mal él me puso a raya. Además alguien preguntó cómo habían estado las sesiones pasadas y sin pensar dije: "como siempre". El maestro y la maestra bajaron la cabeza con la sensación de que es "aburrido" el taller.

No he hecho las observaciones. Elegí el aceite de oliva, la pasta ramel y el jugo de naranja pero ellos han cambiado las materias por perfume fino y crema número cuatro. No he conseguido el perfume. No comprare un perfume para hacer un ejercicio. Y no he ido a la farmacia por la crema número cuatro. Y, por último, casi mato a una compañera en un ejercicio por desconfianza porque le sigo temiendo a la pasada de manos. Hasta mi hermano le da miedo hacer ese ejercicio conmigo. Quedan cuatro sesiones que desperdiciaré con mi desgano.

Scarface. Es una película sobre los gánsters en Chicago, durante los años veinte. Es de Howard Hawks y fue realizada en 1932. Planos generales y americanos de siluetas masculinas vestidas de sastre con sombreros de felpa. Los espacios son dormitorios, restaurantes, coches y noches de neblina. Camonte protege a Lovo. Camonte quita del camino a los que estorban a su jefe, pero logra arrebatarle el poder, la esposa y los negocios en el cartel de alcohol. Por aquellos días, se vivía la depresión del 29 en Estados Unidos y se prohibió el alcohol convirtiéndolo en un negocio fructífero para las mafias, entre ellas, la italiana. Camonte es analfabeta y su secretario no entiende los nombres de las personas que llaman a su jefe. Cada uno muere cuando el uno, logra leer y, el otro, escuchar el nombre de quien llama. "El mundo es tuyo".

Festival de Cannes. He logrado ver algunos cortometrajes en internet, por la plataforma Festival Scope. Vi Makala. Me cautivó la fotografía de una estética preciosista que contrasta con una historia triste. Un joven corta un árbol gigante. Su familia es muy pobre y una de las hijas esta enferma. Vive en el Congo, África. Viaja más de 50 kilómetros a pie con una carga de carbón en su bicicleta vieja y destartalada. La vida es demasiado dura, requiere mucho esfuerzo y trabajo.  Al final la única forma de soportarlo es con la religión. Los sueños no se cumplen y el destino es una trampa para los pobres.

Pauline S'arrache

Pauline S'arrache es una película de Émilie Brisavoine (Francia, 2015, 88 minutos). Hace parte del ciclo de cine "Fotográfica Bogotá, primeras películas, nuevas visiones", de la programación del Cine Club de la Universidad Central. Es totalmente gratis. Y yo soy feliz porque tengo derecho a la cultura de forma gratuita. Puedo ver buen cine sin ningún costo. Solo falta que Fabián me diga, ¡vamos, vamos! o que el universo confabule para que de forma desprevenida mire la programación y me anime a ir.

Pauline inicia con letreros del formato de cine mudo. Lo cuenta como un cuento de hadas: la princesa, el príncipe, etc. Usa letra cursiva. Es en francés. Una chica tiene una familia singular. Un padre travesti y una madre transgenero. Sus hermanos viven en otro lado. No entendí si fueron adoptados o el padre se separó de la esposa.

La película esta hecha con archivo casero. Emile es la media hermana de Pauline, quien filmó a su hermana durante dos años. En plena adolescencia, Pualine se escapa a las fiestas, no le hace caso a sus padres, grita, llora por su novio y le ruega insistentemente. Parece que consigue la gloria cuando se reconcilia con su novia pero se derrumba cuando ya no hay relación. Cree que el mundo no tiene sentido. El motivo de la rotura es bello. Ella dibujó un pené con testículos y los corto con tijeras por la mitad del dibujo. El novio ve esto y corta de una la relación. Se larga.

Ella fuma, llora. No se baña durante una semana. Me siento identificada con su pereza y suciedad. A veces nos abandonamos a la mugre como una redención o dejadez. Es una familia atípica. Le cuesta irse de la casa, a pesar de que las peleas sean cada vez más insoportables. Algunos flashback sobre la niñez nos recuerdan a la dulce, inquieta, curiosa e inteligente Pauiline.

martes, 16 de mayo de 2017

Máscara neutra

No he hecho los ejercicios de observación. No he tenido el cuerpo disponible para los ejercicios con la máscara neutra. He pensado y eso lo ha cagado todo. He hecho de árbol (urapán) dos veces. No pude con el mar. Batallé pero ni siquiera me conecté con la ola. Sentí dolor en el pecho. Pero no salió la voz de mar, ni fui mar. No fui capaz de levantarme desde el impulso de la emoción.

Me gusta ir más a la primer parte: a los juegos. Ya entiendo el juego del samurai, la rueda china, el virus y la lleva. Me ha tomado 12 semanas entender intelectual, corporal y emocionalmente algunos ejercicios.

El maestro dice que todos tenemos miedos. Y los miedos son bloqueos de orden emocional, físico e intelectual. Afirma que cada vez que logramos avanzar en un bloqueo físico, de alguna manera, es terapéutico porque estos bloqueos reflejan cómo enfrentamos la vida. Dice que en la vida diaria tenemos una máscara: la normalidad. Nuestra maestra Claudia, dice que es necesario descontrolarnos porque creemos que estamos controlando pero en realidad estamos reprimiendo.

El maestro Orlando, que fue maestro del maestro Carlos Rojas Neira, hizo gimnasia, ballet, artes marciales, teatro, etc. Dice que los ejercicios siempre los debemos llevar con el ritmo de la respiración. Dijo que cuando haya un bloqueo hagamos stop, observemos en cuál parte del cuerpo se presenta y registremos.

Sobre todo, dicen que no juzgarse.

La mosca la hago fácil y no pesa el cuerpo. Los maestros y la maestra a veces me sostienen las piernas doblas arriba y el culo ya me duele -como signo que ya empiezo a fortalecer centro-. Ya hago la pasado de manos más fácil. Los movimientos siguen torpes pero lentamente van consiguiendo fluidez.

El grupo ha cambiando pero la energía es maravillosa. Son gentes amables y cargadas de miedos. Allí descargaremos nuestro lluvia, fuego, tierra y aire interno hasta que salgan las emociones que pertenecen a esos elementos. Esto es del orden del inconsciente pero se vive de forma consciente con la máscara neutra. Haremos "El adiós" y nos despediremos de nuestro mejor amigo y dejaremos que el barco se vaya, para nunca más volverlo a ver.

Aguacero

El domingo 14 de mayo de 2017, en horas de la tarde cayó un fuerte aguacero en Bogotá. Rompí en llanto al ver que el mercado y la lavadora se mojaban. Llamé desesperada al dueño para que arreglará esa situación pero dijo que no entendía. Mi hermano rápidamente dijo que dejara de llorar y quitara el mercado, que tocaba actuar y no contemplar con lágrimas lo que estaba pasando.

No sabía qué hacer y me fui frustrada, cansada y con rabia a caminar bajo la lluvia. Salí con botas machita, capa para la lluvia y sombrilla. Además llevaba un bolso y otra capa. Mi otro hermano había ido a San Sebastián a comprar el mercado. Fui a su encuentro, pero cuando salí pensé que había cogido un bus. En medio de esta tempestad tenía más lágrimas la nube que yo.

Me reproché cuando lloré por las pérdidas materiales -mi mercado o algún daño que pudiera tener la lavadora- al recordar la tragedia de Moca, donde muchas personas perdieron la vida, los barrios, la historia, etc. Lo mío no era nada. Solo se mojaron unas especias, cubos de panela, la sal, el molino de pimienta y unos tabacos. Lo demás se salvó porque estaba en tarros de helado. Y la lavadora ya funciona. Y lavé los trastes y limpié la alacena.

En medio de ese aguacero torrencial lloraba. Quería recitar los textos de Ofelia, Antígona o Hécuba. Lloraba porque es mi debilidad y cuánto quisiera hacer de ella una fuerza. Sentía un acabose aunque no había pasado casi nada. Repetía que odiaba la palabra "paciencia" que prefería la palabra "aguantar".

Si. En este momento aguanto. Aguanto bajo la lluvia. Salgo corriendo. Aguanto no tener ingresos. Aguanto que no me contesten un correo sobre un trabajo corto que hice y no supe si gustó o no. Aguanto que me duelan los senos y la cabeza. Aguanto que pasen cosas pequeñas que magnifico como desastres naturales. Pero rompo en llanto porque ya no aguanto. Rabia, impotencia y ganas solo de caminar por esa tormenta.

Continué mi camino y me dije: caminaré a San Sebastián y si ya no encuentro mi hermano, pues me regreso caminando y con eso lloro, camino y alivio un poco estos sentimientos. Llovía desesperadamente, el viento arreciaba. Ya las rodillas las sentía mojadas y las medias. Se formaron remolinos y ríos en la calle 26 de Bogotá. Solo algunos ciclistas se atrevían a ir en medio de este aguacero.

Cuando llegué al barrio El Recuerdo, vi ese palito con una capucha. Allá estaba mi hermano con el mercado. Ya se había mojado. Estaba al lado de un garaje esperando que le llevara la capa. Le solté un rosario de quejas, al que él escuetamente contestó: "Algún día nos iremos de ese hueco". Eso me calmó. En la noche me dijo que me había dicho eso para que me calmara y que sabía que yo iba a ir en su rescate.

Regresamos ya encantados como si fuera una historia de ficción literaria o de cine que vivíamos en carne propia. La felicidad retornó para zambullirnos en los ríos de agua como niños. Nos devolvimos a pie para ir apaciguando la vida y gozando la lluvia.

viernes, 12 de mayo de 2017

Iron

-¿Quién le enseñó a planchar?
-Doña Brigida.
-Hum... ¿Mi mamá le enseñó?
-Pues aprendí de doña Brigida. Pero no sé. Tengo una imagen en la cabeza. Mi mamá sacaba una mesa de la pieza del queso. Luego colocaba una cobija blanca con rayas amarillas, naranja y verde sobre una mesa. Yo estaba sentada al lado mientras ella planchaba una montaña de ropa. Ella hacía esto los domingos en la tarde. Yo era pequeña. Lo hizo cuando éramos pequeños. Después la ropa fue a parar a una cuna que todavía existe llena de trapos viejos.
-Hum...
-Aunque yo creo que mi mamá también me enseñó a planchar. O mi hermana Marinela. O  no sé quién. Recuerdo haber leído en una revista cómo planchar la ropa. Yo observaba. Si. Yo aprendí observando. Aprendí planchando mi uniforme del colegio. Me gustaba plancharlo por el derecho y por el revés. Lo planchaba todos los lunes en la mañana, con un trapo, agua y un cepillo para echar el agua. Me gustaba que estuviera con los quiebres bien hechos y que no se hicieran ondas. Si tenía ondas me parecía descuidado.

Fin de la conversación.

Hoy en día todavía plancho mi ropa. A veces me da pereza. Pero a veces me gusta. Me gusta ver montañas increíbles de ropa desordenada y después queda en dos columnas. Son como edificios con varios dobleces.

También aprendí a embolar los zapatos. Me gusta. Aprendí observando a los embaladores. Me gusta que queden bonitos. A Edgar le gustaba que le embolara los zapatos. Pero no sé. Me daba pereza. Sentía que hasta los zapatos...


miércoles, 26 de abril de 2017

Cine

He visto varias películas en el Cine Club de la Universidad Central, la Cinemateca Distrital y El Embajador. Las he visto con Fabian, Caro y sola.  Me gusta ir a cine sola. Es como un rito cinéfilo. Así empecé a ver cine en la Biblioteca Virgilio Barco, los viernes a las 5pm, hace más de 10 años. Pero casi siempre Fabian me dice que vayamos, los sábados o los domingos.

También veo películas en internet en youtube, plataformas gratis como retinalatina, festivalscope, y el frenchfilmfestival. A veces reviso la plataforma mubi.com pero no veo películas allí porque hay que pagar afiliación. Es de cine independiente y cine clásico.

Reviso la crítica cinematográfica de Pedro Adrián Zuluaga en su blog lapajareradelmedio, y en Facebook sigo a varios directores de cine colombiano como Juan Soto y Franco Loli. No sigo a mujeres cineastas. Todavía no las he encontrado.

Sigo a la investigadora Juana Suárez, voy a sus eventos y leo lo que escribe sobre cine latinoamericano y colombiano. Por cierto, escribió un artículo maravilloso sobre la investigación en cine en Colombia. Muy buena. A parte de esto, todavía me tiene fe, a pesar de que yo ya la perdí.

La cineasta feminista que más me ha gustado se suicidó el año pasado. Es Chantal Akerman. Bellísima. Mi director favorito es Aki Kaurismaki. Mi película favorita es... No sé cuál es. Antes decía que El árbol de la vida de Terrence Malick, pero ya no me acuerdo de su relato. Muy eruocentristra, no me he fijado en Latinoamérica, pero de pronto ya encontraré algún amor aquí.

Las dos primeras películas fueron parte del ciclo "nuevas visiones, estéticas desafiantes" del Cine Club de la Universidad Central. Seré mala. Voy a contarlas. Ya no las podrán ver con la inocencia de lo desconocido. O muy probable solo me las cuento a mi para que en unos años regrese a este escrito y lea lo que alguna vez miré.

Borgman. Alex Van Warmerdam, 113 min (Holanda, 2013). Las primeras escenas muestran a un viejo descuidado en un subterráneo. De repente sale en fuga. Un sacerdote eleva el cuerpo de cristo en una misa. Luego sale y carga una arma larga y corre con dos jóvenes y unos perros. Van a la caza del viejo. Este avisa a otros amigos, que viven en subterráneos en el bosque, que deben escapar. Llega a una casa de una familia rica y logra convencerlos para que le den comida y refugio. Desbarata el equilibrio de esta familia logrando desmoronar al esposo y atraer sexualmente a la esposa. Logra que los niños y niñas hagan parte de su banda criminal, cuando les marca la piel con un símbolo. Quienes entorpecen su camino son plantados en baldes con concreto y llevados al fondo de un lago donde lucen como plantas acuáticas. Esta escena fue la que más me gustó. Es bella una muerte así. Pareces una flor.

Magical girl. Carlos Vermut, 127 min (España, 2014). Una niña esta enferma. Su padre esta desempleado. Es profesor de literatura. Un día conoce por accidente a una chica que lo vomita y lo invita a pasar a su casa. El tiene sexo con ella. Ella solo ve la televisión porque es enferma mental. Toma muchas pastillas para relacionarse con los otros y llevar una vida cotidiana. El profesor chantajea a esta mujer adinerada. Ella no trabaja por su condición psiquiátrica y el esposo la mantiene pero no le da dinero. Ella decide visitar a una amiga para conseguir el dinero con un trabajo sexual rápido. Va a una lujosa mansión y allí conoce a su cliente. Consigue el dinero y lo deja en un libro en una biblioteca pública. El profesor recoge el dinero y compra un lujoso vestido para su hija, con el quiere darle un gusto antes de que se muera. Pero la niña mira el vestido y busca otra cosa y no la encuentra. El padre busca en internet y ve que le falta el cetro, pero este cuesta más de 20 mil euros (algo así, no recuerdo bien la cifra). Vuelve a chantajear a la mujer adinerada. Esta mujer adinerada puso en jake a su profesor cuando tenía 12 años. El profesor fue a la cárcel y no quiere volver a saber de ella. Pero ella solo confía en él y lo llama cuando esta mal. La mujer para conseguir el dinero vuelve hacer otro trabajo sexual, pero su amiga la desaconseja y le dice que lo deje porque es muy peligroso. Ella va y sale maltratada física y psicológicamente. Es recluida en una clínica por su profesor de primaria. Le cuenta quién le hizo esto, echándole la culpa al profesor de literatura. Pero quien le hizo esto no es él sino otro personaje extradiegético. Se alista una venganza. El profesor mata al padre de la niña enferma en un bar. Luego asesina a la niña enferma. Por último el profesor confirma que su peor desgracia fue la interpelación de una niña de doce años en un aula de clase. El profesor le cuenta que ha matado al señor que la chantajeaba pero como para cerrar un círculo no le entrega el celular desde el cual le hacían las llamadas y que contiene la prueba de aquella infidelidad. El profesor se venga de su estudiante y no le entrega el celular. Un coral de película. Cada uno cumple su deseo pero el costo es la muerte.

Paraíso. Andrey Konchalovskiy, 2017 (Rusia, Alemania). Tres personajes. Una mujer de la nobleza rusa, un hombre de la nobleza alemana y un abogado francés de clase media. Estos tres personajes están muertos. Pero como están llegando al paraíso deben contar su historia para saber si pueden entrar. Cada uno se mezcla con el otro. Una historia de la segunda guerra mundial sobre cómo algunos rusos dieron su vida para salvar la vida de niños y niñas judíos. A estas personas les llaman de la resistencia. Es en blanco en negro y no sé porqué me acordé del cine expresionista alemán. Tiene enfoques de luz, que me hicieron recordar las clases con el profesor Hernando Martínez Pardo. El fue mi profesor de análisis cinematográfico en al Universidad Nacional, cuando cursaba la maestría. Puede que este equivocada y esté haciendo una relación donde no la hay. Esta peli la vi dos veces. En un pedazo me dormí.

Neruda. Pablo Larrín. 107 minutos. (Chile, 2016). Las películas de este director, sin duda, son brillantes. Todas de excelente calidad como No, El Club, Post mortem. Es un cineasta crítico y con una posición política en sus filmes, en el cual esta del lado de la izquierda para criticar a la derecha, a los horrores de Pinochet y su dictadura. Esta película cuenta con la actuación de Gael García como detective que persigue a Neruda. Es un triller y tiene mucho de las películas de gánsters o de cine negro americanas. Los planos de sombras en la pared, imágenes de noche con hombres que visten de detectives y en medio de un ambiente sórdido buscan a su presa. Una bella película en la cual se recitan poemas de Neruda: "Puedo escribir los versos más tristes esta noche...". Las imágenes en la nieve son preciosas. Bellos planos generales y largos que nos traen la poesía y la política austral a la memoria para no repetir los errores y horrores del poder absoluto.

La Rosa púrpura de Cairo. Woody Allen, 82 min (Estados Unidos, 1985). Pasa en New York. Una chica trabaja en un restaurante pero va a cine y se distrae contando estas historias. Tiene un esposo que no trabaja. Ella se enamora de uno de los personajes de una película. Este personaje se sale de la pantalla y solo la quiere a ella, pero no puede tener sexo, tiene dinero falso y tiene los códigos de una película. La mujer decide separarse de su esposo. El actor de este personaje la enamora para que deje al personaje y la película pueda seguir siendo vista en los cines. La mujer se queda sin el personaje, sin el actor y sin el marido. Es una película sobre el cine, las fantasías que nos provocan las películas y el desamor. A veces la vida también es una película que pronto termina.

Final Cut: Ladies and Gentlemen. Gyorgy Pálfi, 84 min (Hungría, 2012).Una película hecha con 500 películas. Un collage. Una historia de amor que hace consciente los códigos universales o los símbolos cinematográficos que ha creado en las historias de amor heterosexual de final feliz. Es bellísima. Se reconoce que muchos planos son idénticos. Es una historia de la tradición cinematográfica y de amor.

Kiss of death (El beso mortal). Henry Hathaway, 99 min (Estados Unidos, 1947). Es la historia de un ladrón que ayuda a la policía a coger a un asesino. Es en blanco y negro. El ladrón redime su falta ayudando a la policía pero todo se logra por la capacidad de persuasión del policía. Tiene otra posibilidad en la vida con dos niñas que le llaman al orden y a vivir con una vida que cueste, una vida dura, donde toca trabajar.

Solo el fin del mundo. Xavier Dolán. (Canadá 2016). Con un reparto de lujo: Vincent Cassel, Marion Cotillard, Léa Seydoux y otro y otra. Es una historia sobre cómo contar la muerte a la familia. Pero para la propia familia ya ha muerto el personaje que esta a punto de morir. Una familia que no se puede comunicar. En esta película me reflejo yo. No me hablo con mi hermano Samuel, Oscar y Marinela. Samuel solo le habla a mi mamá y Oscar. Fabián solo me habla a mi. Mi hermana está sola. Mis padres se sienten fracasos porque sus hijas son fracasadas y no reflejan los logros de la sociedad moderna: familia, casa, carro y beca, entre otras, salarios altos.  No hay comunicación. Siempre hay recriminaciones y resentimientos. Cada palabra es una bala que va carcomiendo como el ácido.Ya ni el silencio se soporta. Es demasiado estridente porque el conflicto esta permanente pero parece que no se resuelve. Tiene un plano que es igual al de Titanic, cuando el chico recuerda que una mano se despide en el vidrio de su ventana porque su amor se va, y en el caso del Titanic cuando Rose tiene sexo con Jack y su mano resbala por la ventana del automóvil y se abandona. La música vuelve a ser la protagonista pero no encaja con la narración. 

Arirang. Kim Ki-duk (20011, Corea del Sur). Un documental sobre cómo la tristeza y la depresión se ocupa de uno de los mejores cineasta de oriente. Kim Ki-duk ha ganado muchos premios en Europa, como en Cannes, Oso de Berlín, Venecia. Llora. Es honesta y desnuda su alma y los sentimientos de culpa que lo tienen deprimido por tres años. Hace de esta tristeza un documental maravilloso. Me siento identificada en sentir tristeza y depresión. Arirang es una canción tradicional de Corea del Sur. A veces la vida nos sume o nos sumimos en tristeza por demasiado trabajo, desamor, enfermedad desempleo, accidentes, etc. Esta película en la cual el mismo director es actor, productor, editor, todo. La película que más me ha perturbado de su filmografía es Moebius (2013).

Para finalizar, estoy leyendo Dublinesca de Enrique Vilamatas. Allí se menciona la película Spider de David Cronenberg que ya narré en otra entrada de este blog. Mentira. No la reseñé en este blog. Lo que si reseñé fue Mss. Butterfly (1993) de este mismo director. Spider la vi en internet una tarde que no sabía que hacer y Fabián me dijo, vea esto. Y resultó fascinante.

martes, 25 de abril de 2017

Copa menstrual

Ayer, 24 de abril de 2017, usé la copa menstrual por primera vez. Meterla fue fácil. Hice una "u" y se fue hacia dentro. No podía creer que esa copa del tamaño de una copa de aguardiente se metiera dentro del cuerpo y no se sintiera. Cagué y oriné para probar que estaba bien colocada. Todo perfecto. El palito se había quedado por fuera y lo sentía pero al rato desapareció y me sentí cómoda.

Le conté a MaE que ya me la había colocado. Me advirtió que oprimiera la base de la copa menstrual para romper el vacío. En la noche me la fui a quitar después de unas seis horas de uso. Metí los dedos y no me cabía sino uno. Sentía el palito de la copa se empuja más y no sabía cómo bajarla con un solo dedo. Metí un dedo de la mano derecha, luego de la mano izquierda, probé con los dedos pulgar, índice y anular y nada. Me asusté. Temblé. Pensé en ir a urgencias para que me la quitaran.

Grité: "no puedo sacar la copa" en tono angustiaste. Fabián fue al baño. Me miró entre la puerta y se angustió también. Nada que salía,  la tocaba y se resbalaba con la yema del dedo. Tenía los dedos rojos y las paredes de la vagina irritada. Me dolía la vagina. Fabián no sabía que hacer. Buscó en internet y fue al baño y me dijo que con el dedo índice y pulgar pero no me cabían los dos dedos. Seguía angustiada. Traté de empujarla resbalando con un solo dedo, no me acuerdo cuál, le daba vueltas y vueltas y al final después de media hora salió. Fue una experiencia muy angustiante. Pero a pesar de ello volví y me la coloqué, porqué sino cómo aprendo.

Hoy me levanté como a las siete de la mañana, porque ya habían pasado doce horas la copa menstrual y dice que no se puede más tiempo. Otra vez, la copa no salía. Metí los dos dedos pero el palito de la copa esta pegado hacia la pared anterior y solo tocaba con el dedo más largo y no alcanzaba a coger el palito con los dos dedos. Empujaba con el dedo para quitar el vació e intentar presionarla contra la pared de la vagina para que bajara. Sentía que la copa menstrual se iba como por una cabidad profunda cuando tocaba unos huesos. Sudé. Volví a angustiarme. Intenté en cuclillas y empujando como si fuera a cagar, según unos vídeos que vi sobre cómo retirarla. Pero volvía a esconderse.

Mi reto seguirá poder meter tres dedos y cogerla. Meter el dedo anular, índice y pulgar o sino tendré que pasar entre 20 a 30 minutos lastimando la vagina. Estoy adolorida. Me fui a bañar porque sentí que de pronto me desgarré o lastimé la carnosidad o piel. El agua cayó y me ardió. A pesar de esto, me la volví a colocar o sino cómo aprendo.

Espero que la tercera vez salga por arte de magia pero parece que no es así. Tiene que romperse el vacío o sino no sale y jalarla. Jalar es un decir porque ese palito es pequeño y se resbala demasiado. Vamos a ver qué truco me funciona. Me la dejé casi a fuera con el palito que lo siento para poderla quitar fácil pero con el movimiento ella se mete adentro como si fuera en dirección del recto o ano. Es como un canal horizontal. Pensé que mi vagina era vertical o perpendicular a mi cuerpo pero no. Ya veo que esta atravesada. De razón que me duela el culo y como el coxis.

Esta experiencia ha sido traumática. Debe ser porque no he tenido sexo hace más de siete años. Quien iba a pensar que el sexo ayudaba. Solo me masturbo con un dedo. Y aquí se requieren varios dedos y pericia para coger y tirar.  Pero para otras personas no ha tenido nada de complicación. Pienso que este método puede llevar muchas infecciones a la vagina. Pues estoy como media hora, meta que meta el dedo para poder sacarla.

Hacia el medio día me duele mucho la vagina. Una amiga me recomendó que hiciera vapores de caléndula. Me siento autoviolada. Me violé exageradamente tratando que agarrar la copa con un solo dedo y ella se iba a las profundidades. Y ese palo no se deja agarrar porque es pequeño y se pone liso por el flujo menstrual. He visto muchos vídeos pero nada que la cojo. Me he lastimado demasiado, volveré a las toallas higiénicas una vez me pueda quitar la copa. Ojalá no siga sufriendo. De solo pensar, que me toca otra media hora, hasta que no sé cómo baja, me duele más mi vagina.

I. me ha hecho un video. He visto cuatro más. A todas las personas que conozco no han tenido ningún problema. Qué burra soy. Me he maltratado demasiado. La otra es comprar guantes y pedirle el favor a alguno de mis hermanos que me la quiten. O sino iré a urgencias.

video

jueves, 20 de abril de 2017

Elena Ferrante

Elena Ferrante ha llegado como una bendición. He olvidado la vida: buscar trabajo, comer, dormir, ir al baño, etc. Me la paso leyendo como loca. Es un tesoro. Es una droga. Me he considerado mala lectora, pero una vez que ella te coge no te suelta. Casi que no me agarra. Duró un mes, en la mesa de noche, diciendo ¡agárrame! Y nada que le prestaba atención. Y cuando lo agarré sin esperar tanto de él, me colmó, me alucinó. Ha sido fascinante.

El otro día fui al baño a media noche. Me miré en el espejo. Mis ojos estaban rojos, cansados, irritados pero mi cabeza estaba en la historia. No lo puedo creer. Es genial. No me atrevo a decir una palabra para que se aventuren a leer la saga de Las dos amigas. Son cuatro libros maravillosos. Voy en el tercero y jamás había leído un libro de 500 páginas en dos días. Escribe muy sencillo. Nada que ver con Finnegans de James Joyce. El cual intenté leer pero es demasiado erudito para mi.

Gracias MaE por darme a conocer a esta escritora brillante. Que por cierto lleva tu nombre, aunque es un seudónimo. Y uno de los personajes también. Hoy busco como loca el libro en internet. Lo conseguí. Y de repente abro una nota de Señal Colombia donde El profe, Álvaro González Villamarín, escritor y locutor de La Clase en Radiónica, dijo que el tercer libro, "Las deudas del cuerpo", lo trasnochó.

Hubiera querido ser así de avezada como uno de sus personajes, a pesar de que su vida es una montaña rusa. Incluso me imagino la ciudad y el barrio donde pasa la historia. Como dice el slogan "leer es volar". Ahora lo siento.

sábado, 8 de abril de 2017

Laboratorio de máscara neutra

Estoy feliz. Laura dijo que había comentado con el maestro, Carlos, que ya camino derecha, que he cambiando mucho. Siento que el maestro me tiene la mirada encima y, cada vez más, sus expectativas crecen y espera más de mi, lo cual me asusta un poco por la responsabilidad qué significa.

Quiero continuar y hacer el otro taller. Gracias por esa confianza, por subirme el autoestima, por ayudarme a sanar y curar mis monstruos emocionales. Ha sido fantástico. Le dije al maestro: ¿cuándo es el otro taller? -Si. ¿Vas a continuar? -Si. Colocó su palma en mi espalda. Sentí su felicidad y eso me puso más feliz. Puedo aprender mucho de mi en el estado de máscara neutra consciente, en este estado de trance. Puedo mostrar mis demonios sin censura. Mi cuerpo registrará la sensación y sanaré.

viernes, 7 de abril de 2017

Declaración de amor

Aki Kaurismaki, te amo. Ya quiero ver tu última película, El otro lado de la esperanza. Amo tus personajes prosaicos. Amo la escenografía. Amo lo ridículo de las situaciones extremas. Amo la economía de tus diálogos. Ojalá pasen esta película en Colombia. Gracias por hacer películas tan bellas. Por llenar de humanidad esta podredumbre. Por sonorizar con música los momentos terribles. Y hacer del cine algo sublime.


Como dice Aki, "Solo hay esperanza si las mujeres se alzan y se rebelan. Solo las mujeres. Porque las mujeres son el futuro".


Yogui

MaE me regaló una planta. Esta muy linda. Es una suculenta dentro de una jirafa súper tierna. Espero que suculenta no se muera en este frío. Las condiciones no son las mejores a nivel climático pero llegaste a alegrarnos la vida. Lindo regalo. Muy bello. En medio de mis otras plantas pareces creída y las otras lucen ñeritas en recipientes de plástico, calabazo o totumo. Te ves espléndida y regia, como una modelo desfilando en las mejores pasarelas de la moda.

Bom bum

El sábado, 1 de abril de 2017, estuve en el taller de la máscara neutra. Hice de bom bum. No quería pasar. Renegué y le dije al maestro: "Yo no quiero pasar". Hice un puchero y pasé a regañadientes. Siento una presión y que las expectativas aumentaron porque soy sensible y fácilmente lloro, chillo, soy calor, aire o hago cosas que el "estado de máscara consciente" provoca. Aclaro que no he podido con la tormenta en el mar, el adiós del neutro y el despertar del neutro. Así que el maestro me señala con un dedo y dice, "¿Qué tienes? ¡Hum!... ¡Si! Pasa".

Me pidió que explicara cómo había hecho la observación. Había guardado en la maleta el empaque del bom bum. Lo saqué. Mostré que no mastiqué el chicle. Dije que se destapaba dandole un giro al empaque. Que era redondo, duro y dulce. Que en la lengua se resbalaba en giros o de arriba a bajo.

Empecé a ser bom bum. Me sentí en la boca y en la lengua. Me mecí. Fui un bom bum que provocaba saliva y más saliva. Fue delicioso y chevere. Hice movimientos chistosos porque las compañeras y compañeros se rieron. Luego me pidieron texto, y me salió como una canción dulce. El maestro dijo que eso fue raro. Que nunca había pasado alguien que cantara un texto. Y fue un estado de máscara consciente porque no preparé nada intelectualmente. No me dije voy a ser tal cosa o a mover así, sino que salió así.

Me preguntaron qué si estuve en la lengua de un adulto o de un niño, y la verdad solo me sentí en una boca.

Este texto del bom bum es para ponerle un poco de dulce a este blog que casi siempre suele ser oscuro y lleno de tinieblas. Pero también hay valiosos momentos de la vida que cada día me regalan algo dulce.

Voy a extrañar este taller. A pesar de que ya no quiero pasar al escenario, siento que me faltará los morados, la energía, el movimiento del cuerpo y aprender más de mi a través de mi cuerpo. Gracias Yebra por insistir en que me inscribiera en este taller. Gracias MaE y Alexa por apoyar esta gran inversión.

sábado, 25 de marzo de 2017

Laboratorio de la máscara neutra

Hoy hicimos los ejercicios. Pero dudé con los de pasar de manos y de pies. Dudo y pa ca te que me caigo o hago caer al compañero. Menos mal Pocho es un experto con el manejo del cuerpo.

Después hicimos los elementos y materias que habíamos observado: tierra, ácido nítrico, aire y tela cariñosito. Jualiana y yo hicimos tierra. Luego, ácido nítrico, Alejandro. Leyda y Leo hicieron aire, y Claudia, ácido nítrico y tela cariñosito. Pero antes, Leo hizo "El viaje". Es un ejercicio de 20 pasos. Sus manos fueron hermosas cuando tocó el árbol. Tuvo unos gestos suaves y delicados. Alejandro se veía como un ácido que se comía o exterminaba el cobre. Es impresionante el estado de máscara neutra. Se logran y se ven cosas increíbles.  Se vio el ácido en la botella y cómo las burbujas espumantes creaban otra materia.

Hice tierra. Fue muy doloroso. Me sentí acabada. Fulminada. Se hace pedazos el alma. Al comienzo la sensación de estar enterrado es horrible. Quedas sin aire. Luego se funde con la tierra.  Tiembla la tierra.

Empecé a moverme como el cuerpo iba diciendo. Me arrastré, me encaramaba asimisma. El maestro dijo "stop". Me quitaron la máscara rápido y empezó todo. Inmediatamente pidió texto. Me equivoqué y dudé con el texto. Corté el texto y algunas líneas se me saltaron por más que repetí ese texto toda la semana. Pero la sensación era tan fuerte que al final de la primera pasada de texto me desboroné como una montaña que se derrumba. Luego pasé el texto como tres veces y el maestro me seguía pidiendo texto y la sensación iba en crescendo. Después el texto fluyó solo. Mi compañera, Juliana, era una tierra que casi no sentía pero cuando nos pidieron que nos juntáramos para caminar nos apoyamos (fuerza de la sensación). Se me salieron los mocos y las lágrimas rodaban sin parar tal y como dice el texto: "....un abismo para lanzarme allí y morir consumida por las lágrimas....". Es un texto de una madre que fue reina y pierde todo, sus hijos, hijas, hasta su dignidad y queda muerta en vida. ¡Es terrible! Fueron más de 15 minutos de dolor absurdo. Casi no me pasa el dolor del pecho. Según los compañeros sintieron una maternidad desgarrada, vuelta mierda, ya ni los dioses la escuchan. Es Hécuba, de Las Troyanas de Eurípides.

El texto es... pero advierto, una cosa es leerlo y otra, sentirlo al ser tierra. Así que aquí va:

Hécuba:  En tierra debo yacer, víctima de estos males. ¡Oh, dioses!; bien sé que no me favorecen, pero debemos no obstante, invocarlos cuando la adversidad se ensaña con alguno de los nuestros. Agrádame recordar de los bienes que he disfrutado, y así será mejor la lástima que exciten mis males presentes. Fui reina y me casé en real palacio, y en él di a luz nobilísimos hijos que sucumbieron al empuje de la lanza griega, y yo los vi muertos y corté sus cabellos para depositarlos en sus tumbas. Las vírgenes fueron para el deleite de mis enemigos, las arrancaron de mis brazos y no abrigo la más remota esperanza de volver a verlas. Y el último, mi mal más grave, es que vaya yo a Grecia, esclava y anciana, sufriendo intolerables trabajos. ¿Para qué ponerme de pie? ¿Cuál es mi esperanza? Guíen mis pasos hacia un precipito para lanzarme en él y morir allí consumida por las lágrimas. No crean nunca que los opulentos son dichosos hasta no llegar su última hora.

No soy madre, pero en este texto, me atrevo a decir, sentí un dolor horrible cuando pierdes a alguien que pariste. Y lo pierdes de la peor manera: asesinado y violado. Y tu quedas ultrajada. Hecha pedazos es poquito. Creo que quedas enterrada, hecha tierra.







jueves, 23 de marzo de 2017

Motivación

Aniko Villalba me ha llegado con estas palabras:

*el momento ideal para empezar no existe (si hubiese esperado a tener tiempo y plata, tal vez nunca me hubiese ido)
* nadie nace siendo experto en nada, todo lleva tiempo, trabajo, constancia, práctica y, sobre todo, confianza.
* hay que animarse a compartir el trabajo que hacemos aunque no sea "perfecto" (sobre todo si se trata de algo creativo) ya que nunca sabemos quién lo puede ver y cómo puede cambiar su vida.
* creo que se necesitan dos cosas para vivir como soñamos: una pasión que nos mueva y mucho trabajo para alcanzar nuestros objetivos.

Esto fue obtenido del Facebook de Aniko Villalba el 23 de marzo de 2017, y escrito por ella el 15 de marzo de 2017 a las 6:13 pm.

martes, 21 de marzo de 2017

Señorita María, la falda de la montaña

Señorita María, la falda de la montaña es una película de Ruben Mendoza, estrenada este 2017 en el FICCI. Es del género documental con cerca de 90 minutos. Es una reivindicación a la dignidad humana de las personas que han sido confinadas al oprobio y rechazo colectivo. Señorita es una mujer de una pueblo del norte de Boyacá. Es campesina. 

Me sorprende que a sus 45 años no tenga dientes. Esto es una aviso para mi porque no me baño los dientes en la noche por pereza. Fue abandona por sus padres. Fruto del incesto vive sola. Las escenas de prender la candela me gustan. Me recuerda que ella es muy sagaz para prender el fuego para purificar, crear, amar y arder de honestidad y ternura. Sabe ver la vacas, cocinar, lavar la ropa, se defiende en el campo y alquila como obrero al jornal. La gente aunque la discrimina aprendió a convivir con ella. Saben que a ella le gusta que la llamen Señorita.

Dice que se colocó "María" en honor a la virgen María. Su vida se cimienta en la fe católica. Su poder para enfrentar las burlas de un pueblo ultraconservador es la fe en Dios. Su sistema de creencias se afinca en la religión católica como un escudo que le permite tener oídos sordos a las ofensas que le espetan. Nació de sexo masculino pero esto casi no es relevante en la película sino para hablar del vestuario y enfatizar que odia los pantalones y quiere las faldas.

Confiesa con dolor y rabia lo que hizo su madre y para decir que es imperdonable abandonar las crías. Al final de la película el parto de una vaca aborda el anhelo de ser madre mientras consciente a la cría y le habla con diminutivos. Pero su abuela fue su vinculo afectivo en esta tierra que la escondió ante la falta del incesto que era su vida, por lo cual la confinó a no hablar con nadie y permanecer sola. 

Es un poco temerosa pero al mismo tiempo sagaz para ver que algunas personas buscan aprovecharse de ella cuando le dicen que tendrían sexo con ella por dinero. Pero ella reafirma que es "seria", que es un mujer de amores firmes, de vínculos afectivos sinceros. El paradigma de la religión católica que al mismo tiempo la rechaza es el que usa para sostenerse emocionalmente. Para finalizar esta apreciación analizo que la música ensalza el honor de la Señorita María. 

Cuando la estrenen en los cines la iré a ver de nuevo porque la experiencia del computador es súper diferente a la sala de cine. También porque al fondo de las montañas esta el pueblo donde nací, porque se ve el cañón del Chicamocha, porque la naturaleza se funde con lo divino para mostramos una bella historia.


Spectres are haunting Europe

Spectres are haunting Europe es una película de Maria Kourkouta y Niki Giannari, realizada en el 2016. Es del género documental. Dura 99 minutos. El relato trata sobre un campo en Grecia donde habitan temporalmente los refugiados que provienen de Siria, Afganistan, Pakistan Irak y algunos países africanos como Somalia.

Exige mucho del espectador para no abandonar la película porque la cámara aparece fija como un cuadro quieto. La primera escena es como de cinco minutos. Primero aparecen las personas caminando de derecha a izquierda, y pocas de izquierda a derecha. Llevan sus pertenencias mientras en el fondo hay un paisaje de unas montañas que divisan en el horizonte, detrás de un valle. Llueve todo el tiempo. Las personas usan capas para la lluvia.

Las personas hacen fila. Los niños, niñas, viejos, jóvenes y adolescente todo el tiempo hacen fila. Es como una interminable y agotada experiencia física para sobrevivir. Hacer fila como mercancías en serie que Europa occidental no quiere recibir. Buscan migrar a Alemania, Inglaterra y países nórdicos. Alguien en una reunión dominada por la presencia de los hombres porta un cartel con el título "Bitteeeeeeee", quiere decir por favor en alemán. También dicen "mamá Merkel". Imploran que los reciban. Es una guerra que no han escogido.

Ahora viven, duermen, van al baño, hablan, y habitan en campings ubicados al lado de un tren. La frontera se cierra para ellos. No hay oportunidades. Otro de los carteles dice "we aren't animals". Hay de todo, hasta personas en sillas de ruedas, bebes, jóvenes adultos, etc. La película se detiene a registrar algunas de las actividades cotidianas como hablar, hacer fila, cortarse el cabello y los niños juegan. Unos niños juegan al golf sobre el riel del tren.  Otro niño se queda inquieto por la cámara y hace movimientos con su cuerpo mientras experimenta el ser filmado.

La cámara cambia de escena para mostramos, el amanecer, la noche, los días sin lluvia, los días con lluvia, las reuniones, y las largas filas. Los zapatos embarrados en las filas son de todo tipo, tenis, botas, sandalias, tacones, mocasines. Hay de todo. Al final la película cambia de color y aparece en blanco y negro unas escenas donde las personas sonríen mientras una voz en off dice un poema.


domingo, 19 de marzo de 2017

Norte

Hace un tiempo no tengo claro de qué voy a vivir. No tengo trabajo. Y esto parece ser una constante. Ahora si el miedo que tenían mis padres -cuando yo era niña- sobre cómo viviría, se hace realidad.

No tengo confianza en las personas. Tengo inseguridad. No manejo mi centro. Soy egoísta y desdeño. Soy huraña.  La maldad habita en este ser. Cuánta maldad quisiera hacer. Me fascina la destrucción. La naturaleza devoradora es hermosa. Hablar incoherencias es un encuentro.  Yo debería ser mala de verdad. De ahí deviene una fuerza. Se cree que las personas más nobles y buena persona son asesinas en potencia. Alguna fuerza creadora tiene la maldad, como dice Werner Herzog. Recurro al mal para coger fuerzas. Si, el mal. Nunca he hablo de ti mi mal. 

Recuerdo que cuando tenía como 19 años o 20 años, le di patadas a mi hermano, Fabián. Le di tantas patadas que lo quería matar. Otra vez le restregué la ahuyama en la cara porque no se la quiso comer. Obviamente he sido mala con los más débiles. En este caso el era un niño. Quiso traer el cuchillo de la cocina y matarme pero no fue capaz. Mi mamá lo obligó a confesarse pero él no dijo este pecado. Yo tampoco nunca lo he confesado a un cura. El no me odia por eso. Debería odiarme pero hoy en día me acompaña con algunas palabras y me trae libros para leer.

También una vez peleé con Marinela, mi hermana. Estábamos regando unas mugas en el solar. Unas eran de ajos, zanahoria y cebolla cabezona. Eramos pequeñas. No sé porque peleamos pero me hice la víctima con toda la intención para que le pegaran a ella. Lo logré. Le dieron severa tanda de palo.  Estas historias de mis hermanos me recuerdan el Gran cuaderno de Agota Kristof. 

De la última vez -de maldad que recuerdo- contra un ser indefenso fue con Estrellita. Se estaba muriendo. Yo trabajaba en el ancianato.  Berta, la otra auxiliar de enfermería me gritó que fuera con una silla de ruedas. Con el despropósito más rampante tiré esa silla a una distancia de unos 30 metros y llegó justo donde estaba Berta y Estrellita. Esa tarde, con turno de medio día, Estrellita muere en mis brazos. Intenté reanimarla pero estaba sola. Creo que no supe cómo hacer el procedimiento. Ella se ahogó con vomito o broncoaspiró. Traje un balde y lo llenó de líquido negro. La dejé morir. La dejé ir. Grité. Nadie en el auxilio de Estrellita. Murió en su cama mientras mi estupidez no hallaba qué hacer.

Estos relatos son con el ánimo de coger fuerza. De habitarme de aliento. La maldad puede ser un camino creativo. He robado varias veces en un supermercado. Una vez robé una cartera de lápices en un éxito. Otra vez robé en un supermercado de Tunja. Me robé unas galletas o ponque. Salí feliz. Me sentí orgullosa porque fui capaz de hacerlo.  He robado pasajes de transmilenio delante de los policías. Una vez me hicieron devolver y pagar el pasaje. 

He hablado mal de Cámara, de Leyla, de mi padre, de Oscar y de las personas que no quiero -si pero no- y he llegado a destetar. Esa ha sido mi venganza. Destruirlas con narraciones donde soy una víctima y ellos los victimarios. Estas narraciones son muy destructivas. Pueden ser la versión que se instala en la visión de otro. Y pueden quedar para siempre en el imaginario colectivo, como una huella indeleble, de ahí lo peligroso. 

Cuánto me hace falta aprender. Pero de alguna manera las envidias, egoísmos, robos, desinterés, calumnia, desconfianza, deseo de eliminación del otro me acompañarán en la vida. Los deberé controlar leyendo, caminando, viendo películas, escribiendo estupideces como esta, etc.

Bien dice Amalfi que soy Misery (1990, dirigido por Rob Reiner), la enfermera que mata a su amor y paciente. A ella una vez para que no me jodiera más en un momento de stress le dije que le iba a pegar o la iba a matar. Yanet también me sacó de quicio y le pegué un grito o no me acuerdo que le dije. A una compañera que estaba insoportable le di una cachetada. A mi hermano, Oscar le di otra cachetada, cuando estábamos en el colegio. 

He visto videos ridículos en TEDx sobre qué hacer cuándo no sabes qué hacer. Al final este no decía nada. Unas cuantas historias sobre amigas que hacen diferentes cosas. Bueno, ya hay un camino ante mi pérdida de fe y esperanza para conseguir un trabajo. 

Haré un curso de programación de computadores y seguiré estudiando inglés, a pesar de que pierda este curso. Volveré al taller de la máscara neutra así no sea capaz de pasar de manos y fortaleceré mi centro. Este aprendizaje no es nada fácil. Se requiere mucha confianza y esa es la que no tengo, pero ahí como terca que me caracterizo algún día lo lograré. Esto puede ser mentira. Puede que no vuelva. Soy super indecisa. Estoy haciendo este curso porque Fabián me dijo que lo hiciera y porque MaE y Alexandra me dijeron que no debía ser tacaña conmigo misma.

Podría también hacer el curso de alemán si no abren convocatoria o no paso a la maestría. Aunque ya también voy abortando este camino. Me queda pasar a la convocatorio de la personería. O podría viajar a la patagonia cómo hizo Andreita. O podría no buscar más. O podría llenarme de ganas y volver a buscar trabajo. Pero ahora cómo vencer la derrota. ¿Dónde estarán mis talentos? Qué grave cuando no sé que hacer. Dibujaré con los métodos de Lynda Barry. Y seguiré caminando por la Cáracas.

Por fortuna la ansiedad no esta instalada en mi pero le tengo miedo. Y el miedo cuánto me paraliza. Ahora tengo miedo sobre cómo voy a ganarme la vida. Debo descubrir algún talento y no veo nada. Realmente he sido buena haciendo aseo. Hay una oportunidad para migrar a Canadá y trabajar allí haciendo aseo, pero antes debo aprender francés. Aunque no me darán la visa porque llevo mucho tiempo sin trabajo y ya estoy vieja para construir una familia allí. 

Dícese de familia una pareja heterosexual con hijos porque en nuestra sociedad una persona sola no puede ser una familia. Esto sería un peligro porque se regresaría al no tener soporte afectivo. No son familia los amigos, amigas, vecinos sino un ser que debes amar con deseo sexual, generalmente del sexo opuesto y con prole. Bueno, nuestra sociedad es heteropatriarcal, ni modos.

Y seguiré esperando que la vida llegué con alguna sorpresa para mi. Ya no sé dónde buscar y qué metas o desafíos grandiosos, valerosos o escandalosos ponerme. Llegará el día -como buena perezosa que soy- que tocarán a mi puerta y me dirán se mi auxiliar, ¿de qué?, no sé, pero será divertido.  O al final crearé una empresa de papel. Inventaré historias que no tengo porque siempre recurro a mi vida para contarla.  Mejor veré una película y ahí buscaré la respuesta.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Libro

El jueves pasado, 9 de marzo de 2107, MaE me dio un libro para leer. Esto fue un gesto bonito. Siento un respaldo a mi frágil habito lector. Es bello que alguien te traiga libros para leer y, sobre todo, buenos libros. ¡Qué chevere! Me agrada que me den libros para leer. Yo no los busco sino que me los traen.

lunes, 13 de marzo de 2017

Laboratorio de la máscara neutra: aire y árbol

Ayer, domingo 12 de marzo de 2017, fui al taller de teatro. Otra vez mi centro falló. Pasar cayendo de manos y pararme de manos sigue siendo mi reto. Ya pude con la mosca pero mi centro no maneja mi centro. Debo aprender los textos de Ofelia y Hécubea. Hicimos varios ejercicios para adquirir memoria corporal. Me di durísimo en la espalda, cresta ilíaca y las rodillas. Tengo morados. Parece que esto es normal en trabajo de cuerpo. El rollo sigue siendo un desafío para hacerlo suave y no golpearme.

Cuando me tocó usar la máscara neutra en el árbol y aire fue chevere. Me estoy dejando llevar por la pulsión de la sensación. Fui un hurapán del parque. Vi que la semilla era alargada. Era un reto pararse, pero no sé cómo, cuando estoy en estado de máscara, logro lo que no en el trabajo de cuerpo. La semilla creció rápido, pude levantarme con fluidez y tener unas ramas grandes con sombra. Pero escuché un serrucho y no sabía qué hacer. Entró el intelecto y dañó el ejercicio. Alguien cayó y me alcanzó a golpear y pensé: debo caer. El maestro dijo que fui un árbol que se sentó.

Cuando fui aire utilizaron unas cuerdas con las cuales nos empujaban y el maestro dijo que abriéramos los brazos. Estos estímulos ayudan a traer la sensación. Sentí que era viento. Era una corriente de aire. En ocasiones fui recia, luego suave y ondulante. Me pidieron texto y fluía. Fluía. Era fluir. Fue un ejercicio maravilloso porque te conviertes en un ser liviano, muy liviano. No pesas. Incluso después de terminado el ejercicio los brazos querían seguir volando. Aleteaban suave. Mi voz fue un hilo o delgada. Además dijeron que no me había caído del escenario y había dado muchas volteretas como para vomitarse.

Luego vi a mis compañeros Daiver y Leyda ser tierra. Ellos estaban transformados o en trance, como si hubieran tomado yagé o estuvieran drogados. Eso me inquietó. Estar en estado de máscara es como estar hipnotizado. El maestro da una orden y una obedece. Decía ¡desmoronece! y se desmoronaba, ¡montaña! y se volvían montaña. Es increíble. El maestro dijo que es un trabajo consciente de las sensaciones, la memoria corporal e intelectual. Les pedía texto y lo decían con la sensación de tierra. El rostro y el cuerpo se transforma.

Por último unos compañeros hicieron la tormenta en el mar. Fue increíble. Se vio el mar rebotado y las olas chocaba. Pero el único que logro dejarse llevar por la sensación fue Pocho. Fue Poseidón. Todavía me sorprendo cómo esta máscara te hace otro u otra o el mismo o la misma pero te deja experimentar con lo primitivo, con lo que no vemos porque se nos volvió cotidiano.

Al final el maestro dijo que el curso esta estancado porque no aprendemos los textos y no nos dejamos llevar por la sensación sino que la controlamos con el pensamiento. Dijo que los jóvenes hoy en día no arriesgamos. Que cuidamos la imagen para no cagarla. Y eso hace que no aprendamos. Porque la única manera de aprender es cometiendo errores, cagándola, arriesgando. Nos invitó a dejarnos llevar por la sensación y aprendernos los putos textos que son página y media, y ha pasado un mes y nada, y esto para los actores es una vergüenza.

Hubo en la sesión un fantasma que se acercó al maestro. Lo iba a tocar pero Tatiana no lo dejo porque estaba horrorizada viendo cómo un señor naranja se acerba al maestro. Después contaron varias historias de fantasmas en el teatro. Un fantasma que cuida el Arlequin y de otros fantasmas. Le tengo miedo a los fantasmas.


sábado, 11 de marzo de 2017

Laboratorio de la máscara neutra: Fuego

El sábado y domingo pasado no fui al taller de teatro porque tenía cólicos menstruales y no podía del dolor. Así que este sábado -11 marzo de 2017- si fui.  No puede hacer varios ejercicios. Se me olvidaron. No pude llegar parada de manos y voltear los pies. El maestro Carlos, se me acercó y me dijo que si no maneja el centro esto se reflejaba en la memoria emotiva, corporal y en la vida.
Le dije "o.k profe" mientras pensaba en mi inseguridad. Soy muy insegura.

Le pregunté a varios compañeros y compañeras cuáles son los ejercicios para fortalecer centro. Claudia me dijo que el arco y otro con un palo de escoba que tu caminas pero no con los pies sino el centro empuja el cuerpo. Juliana dijo que hiciera uno de agacharse bajando bien la cola como si estuviera en cuclillas. El centro es cuatro dedos abajo del ombligo. En las clases el maestro para hacernos ver el centro de forma sencilla dice "aprieten el culo". Ahí esta el control del cuerpo.

Varios ejercicios se me olvidaron como el virus, la lleva, hasta el de contar hasta ocho.  Algo pasa con mi memoria. Estaba como desganada y sin energía. Al final Pocho comentó que no teníamos energía o que estuvimos bajos y desconcentrados.

Estuve en dos ejercicios del neutro. El neutro que va al mar, recoge una piedra, la tira y se voltea para dejar de ser neutro. Neutro es estar con la máscara neutra y no puedes hablar mientras estés con ella. Allí te expones porque se ve el cuerpo sin tu rostro. Está poseído por el Neutro. El maestro dijo que salen cosas reprimidas o del inconsciente. Cuando hice este ejercicio escuché el mar. Luego me preguntaron que si tenía rabia o había sentido rabia o malgenio. Yo dije que no sabía pero que en mi vida real en la semana si estuve brava. Y ellos dijeron que entonces si tuve malgenio.

Luego hice el Neutro fuego. Ahí primero sería un Neutro en estrella ubicado en el suelo. Luego sería un trozo de leña o chamizo. Luego abrazaría un tronco. Luego sería llama. Mi chamizo casi no se prende. Abrazaba el tronco pero no cogía llama. Al final cuando mis compañeros Neutros Fuego estaban parados convertidos en llama, ellos me abrigaron y me dieron calor. Y entré en calor. Me puse caliente. Sentí deseo sexual. La vagina estaba caliente y en algún momento sentí un sudor impresionante. Mi cuerpo rebosaba de energía libidinosa. El texto me salió fluido y la memoria no me traicionó. Proyecté la voz como nunca con las sensaciones de fuego. El maestro dijo que con matices.  Tal vez estuve disponible para el ejercicio y no pensé. Que bien que no pensé porque o sino me hubiera tirado el ejercicio. Esa pensadera, maldita pensadera que te mata. Se tira el ejercicio. El intelecto se sobrepone y no deja salir la sensación.  Esto no es fácil. A veces lo siento y otras no. Hay que descentrolarse y luego si aprenderemos a controlarnos. Son ejercicios cheveres. Porque el profe dice que si no dejamos salir la sensación estamos reprimiendo.

Estoy rara. Gracias fuego. Preciso anoché Y. me mostró a Amaranta, una actriz porno que esta con el mismo peinado que el mío, es decir, con dos centímetros de pelo en la cabeza. Ayer sentí deseo sexual. Amaranta me recordó a Cámara. Ella dijo que sabía cuando un hombre iba a eyacular o estaba contenido. Según eso, nunca he sabido cuando un hombre se va a venir hasta que grita y se desmaya por unos segundos y le sale líquido lechoso. Tendré que masturbarme y aliviar un poco la calentura.

El maestro también dijo que disfrutáramos el placer de jugar, que jugáramos. Esto lo dijo en alusión al comentario de Pocho. El llevó a su hijo Lucas, hoy. Lucas dijo que era necesario construir el personaje para ser actor. El maestro utiliza ayudas para estimularnos en los ejercicios de neutro. Con  bolsas -de paquetes de papás, platanitos o todo rico- se crea el sonido o chasquido del fuego, y nos acercó un encendedor en las palmas de las manos y plantas de los pies.

Hoy por la tarde fui a acabar de dibujar el árbol para sentir la sensación de ser árbol. Luego fui a sentir el aire y por último la tierra.


jueves, 9 de marzo de 2017

¡Hijueputa, malparida!

Hoy -jueves 9 de marzo de 2017- vi La Mujer del animal. Fui con MaE. Lo dudé varias veces. Casi no sale porque el almuerzo estuvo tarde. Reservamos en el cinema de Cine Tonalá pero al final fuimos al Embajador, así como lo había planeado.

Esta película es brutal. Primero aparece la felicidad, la sonrisa y la travesura en Amparo, un joven de 18 años proveniente de Argelia, Antioquia. No me acuerdo si su edad era 15 o 19 años. La música es suave y apenas la necesaria para mostrarnos una historia desgarradora en las montañas del barrio Popular de Medellín. La música es como un viento ondulante, suave, duro, sube y baja. También así sentí el ritmo de la película. Como a la media hora sentí una fuerza descomunal o un demonio que me aprisionaba el pecho y cerraba los ojos para no ver cuando me iban a golpear.

Libardo aparece atisbando a Amparo mientras ella se cambia de ropa -la que regaló Olga para ir trabajar a una tienda de perfumes. Y allí se conecta La mujer del animal con Psicosis de Hitchcok. Fue la primera referencia cinematográfica. El voyerismo como elemento de la mirada patriarcal que devela a las mujeres como objeto de deseo, tal como lo dijo la crítica cinematográfica feminista psicoanalítica.

Me pareció que las luces de la ciudad en la noche se conectaban con la película Los Nadie de Juan Sebastián Mesa. No vi más referencias cinematográficas. Lo demás que diga será porque lo he leído en otras críticas cinematográficas.

Lloré varias veces. Pensé que es difícil maquillar un lugar porque imaginé que los ladrillos de bloque y las tejas de zinc no existían en 1970. Pero el vestuario estuvo bien cuidado. Utilizaron los relojes, sandalias, faldas y camisa de esa época.

El título "¡Hijueputa, malparida!" -de esta entrada del blog- alude a que las mujeres hubiéramos nacido mal, nacimos en un mundo negado para nosotras, en un mundo para hombres desgraciados y contenidos de mal, un mundo malvado. Me pregunto ¿qué bueno tuvo el animal en la vida real? Uno o una nunca es totalmente bueno ni totalmente malo.

Me llamó la atención que el contenido religioso solo aparece al principio y al final de la película. Lo demás son golpes, humillación, vejámenes, ultraje, negación de ser humano, jueteras con machete, robo, violación, hambre, borrachera, insultos, sangre, obsesión con las niñas vírgenes. En eso si conecta la religión. La virginidad como un símbolo de fortuna. Como el regalo de los dioses para los malvados. Y la violación como la repetición de la maldad, del deseo desenfrenado de tanatos, de la muerte.


sábado, 25 de febrero de 2017

Mosca

La semana pasada no pude hacer la mosca. La mosca es colocar las rodillas sobre los codos. Entre semana lo intente un día y no pude. Al siguiente lo intenté pero tuve una caída que casi me esnuco. Me dio miedo y no lo volví hacer. Hoy lo pude hacer por unos dos minutos en el taller. Después ya se me dificultó. Es repartir el peso en las manos y la cabeza, cada uno el 33% y así se puede sostener el cuerpo, pero el control del cuerpo está en el centro (cuatro dedos abajo del ombligo). En la tarde lo pude hacer unas seis veces.


martes, 21 de febrero de 2017

A la vez

Hoy pasan varias cosas a la vez. Me escribieron del voluntariado para pagarme ciento sesenta mil pesos, con los cuales no contaba. También me escribieron para devolverme un dinero que cae de perlas en estos momentos que no tengo ingresos. Pero mi madre, mi mamá sufre... sufre mucho porque le duele mucho una rodilla. Ella piensa trabajar mañana y el jueves en la panadería. No quería decirme nada porque yo siempre me quejé que era la única que estaba pendiente de la salud de la familia. Samuel me dijo ayer, que no iba a dejar que yo fuera a estar pendiente de ella porque yo renegaba y decía que "a mi me tocaba siempre todo". Lo cual no es mentira. Pero si soy una buena persona lo soy por mi madre. Debo ir a cuidarla. Ella esta sufriendo mucho no solo por el dolor físico sino por lo que significa no poder volver a trabajar y moverse o tener su propio dinero. Desconfía un poco de que sus hijos e hijas seamos capaces de cuidarla y mantenerla. Pero claro que lo haremos o por lo menos yo, lo haré. Es nuestra responsabilidad cuidar de ella. Lamentablemente este lugar donde vivimos es muy frío y no le ayudaría mucho con su dolor. Todavía no se sabe si me vaya este viernes. Espero que mi mamá me llame y me avise. Se esmeró demasiado en enviarnos un caja llena de comida con pan, duraznos, rellenas, maíz, huevos, incluso envió moras que porque me veo amarilla, y le dijeron que estaba muy acabada. Mamita yo iré a cuidarte. Te aseguro que no renegaré. Que me duele no poder hacer nada por aliviar ese dolor tan intenso que sientes. De alguna manera, no sé cómo, te cuidaré y conseguiré el dinero para mantenernos.

domingo, 19 de febrero de 2017

Pataconera

Fui donde Osquitar. Había ido en diciembre pero no encontré la dirección. Esta vez no estaba pero justo cuando iba a tocar la puerta, el me gritó: ¡Alba! Pasamos más chevere. Se me olvidó el pan que le llevaba. Corté cebolla y tomate. Piqué aguacate y revolví con cilantro, cebolla cabezona y larga, ají, y limón. Comí un patacón súper rico y traje una lasaña para compartir con mis hermanos. Me contendió el sagrado acto de prender el fuego, mientras me decía que los niños son quienes lo prenden en algún país de África. Fue un momento especial. Me sentí feliz. Verlo disfrutar y vender sus patacones con Sofía, su pareja. Es un trabajo muy duro pero esta feliz porque se va a graduar de Trabajador Social. Se quiere ir fuera de Bogotá. Quiere tener un buen trabajo y un poco más de comodidades. Tenía veinte mil pesos en el cajón del negocio. Salimos y compramos huevos, aceite, pan, guanábana, y chocolate. Se acabó el billete. Pero mientras estuve en el negocio llegaron unas veinte personas a comprar patacones con guiso de carne o pollo, con adiciones de queso y chorizo seco. Es increíble la recursividad y creatividad que tienen. Osquitar siempre será mi héroe. Esta muy feliz y me alegra mucho. La lucha como muchos colombianos. Vive al diario y no se puede dar ningún lujo. Viaja todo el tiempo en bicicleta, la cual esta destartalada. Sus ropas están gastadas y su aspecto desaliñado. Es un berraco. Y Sofía cocina delicioso. Verla echar una especia, otra especia, y otra más, mientras los olores de la comida perfumaban La Pataconera.

sábado, 18 de febrero de 2017

Laboratorio de la Máscara

Llegué a las nueve. Conocí a Claudia y ella me presentó al Maestro Carlos Rojas N. Luego me cambié. Cuando ya había llegado la mayoría hubo una presentación y una dinámica para aprendernos los nombres. Se aclararon dudas como ¿por qué se llama la máscara neutra?, ¿los ensayos serán en el teatro Teatrova o en el Ditiritambo?, y otras que no recuerdo.

Frente a la pregunta de porqué se llama máscara neutra, me respondió que es una herramienta o técnica que creó el actor francés Jacques Copeau, el cual adaptó la máscara del teatro japonés Noh. Se utilizó en la escuela del teatro Vieux-Colombier de París. Asimismo, Carlos dijo que Jacques Lecoq fue quien usó esta máscara como un técnica para el trabajo actoral. Que también es utilizada como un herramienta terapéutica por Dominique Loquin, quien tiene una página web llamada Locus Focus. Y respondió más preguntas.

Luego al trabajo de cuerpo. Empezamos a jugar. Aclaro que el maestro no le llama trabajo de cuerpo, yo aprendí este término en mi primer grupo de teatro, hace más de 12 años. Jugamos al "ja fo cu". Cuando mencionas la primera palabra pones la mano en el pecho, luego en fo llevas la mano y el brazo derecho en globito por encima de la cabeza y en co llevas las palmas y brazos al frente unidos como una flecha. Después fueron otros juegos de coordinación como hacer palmas y contar hasta doce, y la lleva con congelados. Hicimos unos ejercicios con el balón, el cual era pasarlo con los pies elevados al otro compañero -este ejercicio se me dificultó, al principio lo pude hacer y después me bloquié; pasar la pelota por debajo y rotar los últimos a los primeros; ejercicios de espalda, y hacer la estrella -cada compañero te coge de una extremidad y te lanza a lo alto tres veces y luego te bajan y te sientes súper liviano y te recogen con el pecho.

Luego hubo un descanso y después vino el trabajo del taller de máscara neutra, jugamos con bastones y recitamos un texto. Luego tres compañeros, Alfonso, Daiver, Sebastián y Alejandro se colocaron la máscara. El maestro preguntó cómo se sintieron. Daiver dijo que los ojos son el norte de la máscara. Que la máscara lo obliga a uno a que sea notorio el movimiento de la cabeza, dijo Daiver. Pero el maestro lo para, no lo deja hablar más. "No es mover la cabeza para expresar con la máscara", dijo Carlos. Y recalcó que la máscara era para no hacer más de lo necesario.

Luego dijo que hicieran "El Adiós" en cinco pasos, pero antes comentó que en esta situación Neutro tiene su mejor amigo que se va para el otro lado del mundo para nunca regresar. Los pasos son: 0) neutro está en el puerto; 1) corre porque está retrasado; 2) ve el barco; 3) dice adiós; 4) el barco se va, 5) el neutro vuelve a casa.

Por su parte, Santiago dijo que se le olvidaron los pasos. Yo dije una cosa contradictoria porque dije que lo hizo bien pero que no sé que. Así que Carlos dijo que era necesario aprender a observar la máscara. Luego Alejandro hizo el ejercicio con este resultado: 1) ¿dónde estoy?; 2) recuerda que esta retrasado; 3) mira como si estuviera en el aeropuerto; 4) casi se cae, llega al borde del escenario; 5) ve una cantidad de barcos; 6) ¡ey!, aquí estoy; 7) mierda, mi amigo se va y no me pude despedir; 8) esto no puede ser, si, se fue, triste y compungido el neutro vuelve a casa. Alejandro dice que sintió que no alcanzó a despedirse.  Que sintió ¡wow! No sé. Al principio fue raro. Dijo que se sintió más expuesto, pero con la máscara más expuesto.

Al final, varias reflexiones sobre el ejercicio. Es importante que los actores no se juzguen, se quiten su gran enemigo interno, el ego. Que no piensen ni se evalúen de cómo están actuando porque el público ve esto. También dijo que no imitáramos al compañero, pensando que el cometió tales errores y que una no los va a cometer y el resultado es nefasto, es una mala copia. También que se permita que el director haga su trabajo. La máscara enseña a actuar a la medida para no ilustrar o exagerar. La máscara no se utiliza frente al espejo porque anula el público, y el actor no puede ser el público al mismo tiempo. El teatro es un oficio que no se puede hacer solo, siempre necesitas de los otros.




viernes, 17 de febrero de 2017

Jueves

-Curso de la plataforma Miriadax.net
-Aseo
-Almuerzo
-Ducha
-Compra en D1 y Colsubsidio
-Tarea de Inglés
-Estudiar libreto
-Dormir
-Caminar hasta la calle 79
-Clase de inglés
-Regreso a casa
-Comida
-Pastilla
-Internet
-Dormir

miércoles, 15 de febrero de 2017

Repetición

El programa de Televisión Española Página Dos presentó a Enrique Vilamatas el martes, 14 de febrero de 2017, el cual en su último libro Mac y su contratiempo, aborda el título de este blog, la repetición. Por lo cual copio y repito estas palabras del libro Mac y su contratiempo que están al final del programa literario Página Dos:

Tengo vocación de modificador, también de repetidor, pero esta vocación es más corriente, porque, esencialmente, somos todos repetidores. La repetición, gesto humano donde los haya, es un gran gesto que me gustaría analizar, investigar, modificar las conclusiones a las que han llegado otros. ¿Llegamos en la vida a hacer algo que no sea la repetición de algo ya previamente ensayado y realizado por quienes nos precedieron? La repetición es en el fondo un tema tan inabarcable que puede convertir en ridículo cualquier intento de captarlo plenamente. Mi temor, además, es que el tema de la repetición pueda albergar algo muy inquietante en su propia naturaleza, pero seguro que investigar sobre ella tiene un lado interesante, porque, para empezar puede ser vista como algo que se proyecto sobre el futuro.

domingo, 12 de febrero de 2017

Escritura

Ayer, 11 de febrero de 2017, leí en internet sobre depresión y ansiedad. Busqué un grupo de autoayuda en Bogotá para de pronto pasar por allí. También encontré que escribir es un ejercicio de terapia que facilita la catarsis y bota todas esas ideas que producen malestar en la cabeza y en la vida diaria. Este blog tiene dos años y ha sido parte de mi salvación. Las primeras entradas o la mayoría (*me rio*) son escritos feos o autodestructivos. Eso es lo que pienso de mi. Pero han venido cambiando con el tiempo porque me propuse que este blog sería un ejercicio de repetición, teniendo en cuenta que me gusta la repetición de las líneas y formas y que podía aprovechar para encontrar gusto en la vida cotidiana con actividades simples como cocinar un arroz o ver a través de la ventana. Puede que no sea una persona exitosa, famosa y ejemplo a seguir pero si puedo proponerme ser más feliz en mi día a día. Llevo una vida ordinaria y simple y le busco belleza. Otra salvación ha sido contar con las amistades, hablar de mis problemas, aunque casi siempre parezco un pollo caraquiando todo el tiempo, me quejo demasiado y no soy agradecida con la vida o no veo los privilegios que me ha regalado. Hablar con las amigas también ha sido una escritura. Otra escritura ha sido hacer teatro, al cual volveré muy pronto con el taller Laboratorio de la máscara. En teatro aprendí a reirme de mi misma y ver que esto es felicidad pura. Y ahora encuentro alivio al caminar. Busco endorfinas para equilibrar mi desbalance hormonal, dormir placenteramente y aliviar un poco mis tendencias depresivas y ansiedad. Le tengo tanto miedo a volver apretarme los dientes y destrozarme la vida en un trabajo. Carolina, la psicóloga dijo que siempre sufriría de ansiedad y sería mayor que la de los demás porque mi mecanismo de defensa estaba demasiado alerta o estimulado por ideas negativas o pensamientos de zozobra.

Sexo

Nunca he hablado de sexo en este blog. Generalmente en las conversaciones hablo demasiado de sexo, evidenciando mi falta de sexo. Debe ser que me gusta el morbo que produce hablar sobre sexo. Hace más de 7 años que no tengo sexo con alguien. Mi relación sexual más frecuente es la masturbación. Hace algunos años veía pornografía. El problema es que la veía en mi computador y bajaba muchos virus. Ahora en este solo puedo ver en Youtube.  Hace más de diez años me masturbaba viendo Emmanuelle en la hora caliente de The Film Zone, a veces para recordar busco estos videos en youtube. También me he masturbando con algunas películas como No mires para abajo (Eliseo Subiela, 2008), una película LGBTI que vi con Juan Pablo que no me acuerdo cómo se llama, y Love (Gaspar Noe, 2015).  Mi goce corpóreo ha sido una de las bendiciones más preciadas afectivamente. Cuando siento que la felicidad se alcanza por un segundo por el roce constante de un tejido blando. Pero sufro de hiperprolactinemia lo cual disminuye la libido sexual y entre menos se tenga sexo menos ganas se tienen. Aunque me enamoro fácil o puede atraerme fácil físicamente si dice palabras románticas o pendejadas como ¡qué linda!, ¡tan bonita! y toda esa parafernalia estúpida. Esto debe ser por mi falta de afecto hacia mi misma. Deseo llenar todos mis vacíos afectivos en otro que no piensa ofrecerme nada de eso sino que solo busca lo suyo. Hace mucho tiempo no me atrae un chico. Cuando tuve sexo fue en la posición del misionero, yo arriba o abajo, sexo oral y masturbación mutua. Nunca me atreví a tener sexo anal. Mi sexo fue malo. Durábamos horas intentando que el chico eyaculara. Pensé que yo tenía algún problema. Nunca lo supe. Puede que si. Y como esto del sexo tiene tanta carga cultural. Pues creo que en el sexo no hay nada normal pero si nos seguimos por unas conductas sociales que son aprendidas sobre cómo se debe tener sexo. Lo que puede ser bueno para mi para otro no lo es. Y raro que una conversación entre las amistades se hable con los términos biológicos de vagina, pene, penetración, chupar el pene, lamer la vagina, coito, masturbación, etc., generalmente  hay unas palabras mascaradas que le dan doble sentido. Es importante la parte afectiva, el disfrute sexual y el placer. Teniendo en cuenta que ni siquiera he soñado con vivir con alguien o tener hijos, las posibilidades de conseguir pareja sexual son pocas. Además la edad va pasando factura, ahí si como dice el cuento "la dejo el tren". Pues ya me ha dejado y no me afana. He sido una persona soltera toda la vida. No recuerdo haber tenido sino un novio, relación que duró unas cuantas horas porque escapé o salí corriendo. Mi situación de confort es la soltería y de incomodidad estar en pareja. No sé si algún día me case y tenga hijos. Como vamos va ser de adulta mayor. Espero seguir masturbandome cuando sea vieja. Para ver esto sin tapujos una película chilena  Joven y alocada, dirigida por  Marialy Rivas y escrita por Camila Gutiérrez, del 2012.


El blog Joven y alocada es muy bueno para reírse un rato porque ironiza el sexo con la religión judío-cristiana.

sábado, 11 de febrero de 2017

Vergüenza

Siento pena por el lugar donde vivo. La mesa la compré de segunda. Desearía que fuera redonda y no cuadrada para que facilitará la horizontalidad de las relaciones humanas. Nunca tendrá vidrio o mantel sino será cálida. Solo compramos las camas. Las sillas y una mesa auxiliar las recogí en la calle. Nuestra ropa es vieja y la usamos hasta que tenga rotos o este descolorida. I. dijo que tenía muy poca ropa. M. dijo que si comprara otra ropa me vería bonita. J. dijo que yo era muy tacaña. Me gusta la escenografía de los interiores de las casas de las películas Un hombre sin pasado, Le Havre y Nubes pasajeras de Aki Kaurismaki. ¡Ya visitaré tu palacio! Vivo en un lugar sencillo y modesto, respondo. ¿Por qué me hablas así? Porque así vivo. Es un lugar de ruina, dijo mi mamá. Porque tiene babosas y ratas que pasean por la cocina-patio.

¿Por qué mi austeridad me da vergüenza?

Siento pena ante los demás pero a mi me gusta. Me gusta la sencillez y desearía vivir como los japoneses en lugares vacíos y con pocas cosas. En ellos solo se contiene o reside el viento, los olores y luz. Debería de ver la película Paterson de Jim Jarmusch. Disfrutar de la vida sin mayores pretensiones. También repetirme Stranger than paradaise, y Coffee and cigarettes.

viernes, 10 de febrero de 2017

Verde

Hoy fui caminando despacio por la mañana. Me senté al lado de un árbol que olía a orines de perro. Miré el pasto y sus formas y recordé la clase de dibujo sobre el ritmo del pasto. Era como una danza. Miré sus espigas y tomé una de ellas en mi mano. Observé los pelitos de algunas de sus semillas. Una semillita tenía dos pelitos. Mientras tanto entraba y salían bicicletas, entraban y salían bicicletas, entraban y salían bicicletas ... También vi el transmilineo pasar en una curva como si se fuera a voltear. Iba a toda velocidad. Y. me dijo que nos juntáramos como si fuéramos novios para darle celos a Lucia. Lucia dijo que Y. era bonito cuando se vestía elegante. Yo le dije a ella que tenía que quererlo así porque nosotros nos vestimos como ñeros. Tenemos ropa vieja muy vieja, muy vieja hasta que tenga rotos. Más tarde dije que iba a ser mute. Un sr. me escuchó. Y. me contó que el sr. le dijo a la esposa que tenía que hacerle mute. También dijo que la esposa le dijo que le preguntara a la señora como hacía el mute. Ellos se pusieron bravos.

Pregunta

Si tienes miedo a alguien y le dices a ese alguien que le tienes miedo ¿eso incrementa el miedo o el peligro o el poder de dominación del otro?

miércoles, 8 de febrero de 2017

Pasta con vegetales

C. me visitó el 7 de febrero de 2017. Almorzamos. La pasta con vegetales salteados no me quedo tan rica. Tomamos jugo de tomate de árbol. Hablamos. Hizo un postre delicioso. Unas manzanas azadas muy suaves al paladar. Caminamos. Recorrimos la exposición de los cerros de Bogotá en el Museo de Bogotá. Me trajo un celular para Y. Me enseñó a desactivar la aplicación para no gastar datos en el celular cuando se recarga. Y al final dijo que de verdad si vamos a ir a vernos otra vez. No entendí lo de ¿verdad? Lo de ayer fue real y verdadero. Pero después pensé que ella quiso decir que el próximo plan lo hacemos porque lo hacemos.

lunes, 6 de febrero de 2017

Lunes

Hoy es lunes. Me cogieron con el cuerpo, ropa y casa sucia. Almorcé con MaE. Hace sol. Desearía que se entrara y abrigara un poco esta casa. Fui al centro internacional y una fila larga en el banco. Pasé por el parque y vi muchos niños y niñas jugando. Alegría, la perra de la casa esta tomando el sol en el patio de la entrada, ¡cómo la envidio! Estudiaré inglés en la tarde, pero tengo más ganas de hacer unos angelitos o arepas con la masa de crepes. También buscaré trabajo y enviaré algunas hojas de vida. Soñaré con el cine y de pronto iré al cine club. Chao, lunes.

Nota. Hoy es martes y se me olvidó escribir que ayer vi la película Le grand serpent du Monde en National Film Board of Canada. Es una peli que nos gusta con Y. porque son unos locos y loquitas que se suben al bus y hacen recorridos nocturnos. El conductor lleva una vida apacible con una novia linda pero cuando conoce a una chica -que se sube al bus-, se enamora de ella y al final resulta siendo su hija.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Vogerismo

 La casa se divide por el primer piso con dos apartamentos y en el segundo piso viven los dueños, la señora Bernarda y don José. También tienen una nueva inquilina en el segundo piso, Alejandra. Se escucha todo lo que dicen los diferentes habitantes de cada mini habitación. Por ejemplo, cuando me tiro peos se escuchan en toda la casa. También doña Bernarda tiene una obsesión por los espejos y vigila todo con este sistema.

La señora Bernarda tuvo un agitado día ayer, el 31 de enero de 2017. Escuché lo que le dijo la señora Bernarda a su esposo.

Bernarda: Yo me quedo aquí y tu vas y haces la vuelta porque yo te dejo haciendo el oficio y no lo haces.
José: eh...

***
Bernarda: ¡José! Ve a sacar copia de estas llaves.
José: Ya voy.

***

Bernarda: ¡José! Debemos irnos ya. Cámbiese el pantalón o vamos así.
José: Voy a sacar la copia de las llaves.
Bernarda: ¡Vamos ya! Estamos retrasados. ¡Vámonos!

jueves, 26 de enero de 2017

Arepa frita

El miércoles 25 de enero de 2017, aprendí a hacer arepas de trigo con salvado fritas. Es la misma masa para el pan. Me quedaron sin sabor las primeras. Pero hoy, 26 de enero de 2017, volví hacer y tenían más dulce, con más sabor. Les tomaré una foto de las que haga para la comida y la colgaré aquí.





Las fotos no son muy vistosas pero estoy orgullosa de mi porque aprendí. Ahora me la paso viendo a los hermanos torres.

Las niñas

El martes 24 de enero de 2017, compré tres plantas. Son lindas. Son albahaca, sidrón y marijuana. Aquí están las niñas.





Estoy muy feliz porque estas plantas son aromáticas, huelen rico y me sirven para la ansiedad. Espero que la babosa no se las coma. La albahaca tiene una mancha negra en algunas hojas. Debe ser una enfermedad. Ya le hemos echado a la aguapanela y queda rica.


jueves, 19 de enero de 2017

Carta

Alba:

Estoy entrando por la 30, un poco achantada, no sé, me levanté algo melancólica pero eso si no se me olvida su cumpleaños. Y le voy a contar una historia:

Había una vez una mujer que se comía los años, lo extraño no solo era que comiera años, ¡imaginese alguien que se come el tiempo! Mejor dicho, tan así, que parece que el tiempo no le pasa por su lado por temor a que se lo tragara de un bocado. Lo extraño era que no engordara, ya se había comido 24 años y no engordaba y ahora comenzaba a debutarse el 25 avo año y nada, nada que engordaba.

Siempre la misma sonrisa y el mismo aroma jovial. La recuerdo y creo que siempre la recordaré igual, menuda, sencilla y muy juvenil.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

CHAO


ATT.: TATIANA MENDEZ

chao

Pdt.: Que pena no poder compartir con usted. No puedo asistir. Chao.

Esta carta fue escrita el 17 de marzo de 2006.



miércoles, 18 de enero de 2017

Con otros ojos

Ya quiero mi casa nueva. Ya me estoy acostumbrando a ella. Uso chaqueta todo el tiempo o sino me pongo la ruana -que me regaló mi mamá cuando cumplí 33 años-. Asimismo me pongo un gorro de lana para dormir en las noches. Mis hermanos se arropan con una cobija de día o sino salen a jugar o a tomar el sol. También me encanta que quede  cerquita al Centro Internacional porque me hace creer que puedo ser parte de la gente famosa o rica jajaja. También las sábanas térmicas que me regaló D, han sido fantásticas. Y A me regaló un deshumificador que ha resultado una maravilla porque recoge el agua de la humedad. Me costó acostumbrarme pero al quejarme con mis amistades, ellas me dieron cosas para paliar el frío. Eso también es bueno porque se compadecieron de mi y me ayudaron. Y sobre todo están ahí para colaborarme y acompañarme en mis transiciones. Soy afortunada y agradezco a la vida porque pudimos conseguir este arriendo sin tener contrato laboral que respaldara la entrada de ingresos. Muchas gracias vida y a todas las buenas energías que siempre me acompañan en este universo.

sábado, 14 de enero de 2017

Tío Flaminio

El domingo 8 de enero de 2017 fuimos con mi mamá, hermana Marinela y hermanos Samuel y Fabián a donde el Tío Flaminio. El vive en la vereda Cuicas Ramada del municipio de San Mateo. Mi mamá fue a misa temprano con Samuel y luego llegó afanada porque el señor que contrató para que hiciera un expreso no aparecía. Le dijo a mi papá que lo llamará. El señor estaba desayunando. Pero mi mamá insistió en volverlo a llamar porque no llegaba y ya eran las 8 de la mañana.

Llegó el señor del expreso, don Temistocles. Nos montamos rumbo a San Mateo. Yo hablaba como una lora mojada. Soy una china chiquita insoportable. Me hace feliz molestar como una niña. El carro se pinchó en una vereda cercana al pueblo de San Mateo. Mi mamá fue a buscar donde podía orinar sin que nadie la viera. Yo quería ir por agua pero en la casa que llamé no me respondieron. El señor desmontó la llanta pinchada rápido. Su carro era bien viejo. Un automóvil a punto fenecer. Así que llegamos hasta un punto donde había deslizamientos con una pendiente que el carro no podía superar porque no contaba con doble tracción o segunda o alguna potencia que le permitiera encaramarse como un escarabajo.

El señor dijo que se quedaba y que nosotros nos fuéramos a nuestro destino. Era un día soleado y fresco. No hacía tanto calor. Empezamos a caminar. Cogí unos bastones para apoyarme y caminar más fácil. Pasamos una quebrada. Se notaba que estábamos en tierra caliente. Pasamos por una casa donde nos informaron que ya estamos en Cuicas Ramada y que nos quedaba una media hora de camino. Había pedazos destapados y otros con placa huella. Pasaba mucha agua por las sequías del borde de la carretera.

Nos encontramos a un señor que dijo que cultivaba caña y producía panela. Iba montado en un caballo, dijo que iría hasta la vereda Córdoba volteando una peña en una carretera que divisó a lo lejos en el costado de otra montaña. Iba caminando despacio y mi mamá dijo que estaba quedada. También hizo comentarios sobre los hermosos cultivos de trigo o cebada, de caña y maíz. Mientras tanto yo trataba de recordar el lugar donde estuve alguna vez con el tío. Intentaba creer que era esta u otra finca con sus frutales y vivienda.

Cruzamos otra quebrada y por fin llegamos donde el tío preferido. Allí estaba más achacoso pero bonito con su sonrisa y calidez. La tía Ramos estaba sentada y desde allí daba órdenes o inspeccionaba en silencio cómo transcurrían las actividades domésticas. Llegamos justo cuando el primo Luis y su esposa y el tío Flaminio estaban pelando dos pollos criollos.  Ayudé a quitarle las plumas a un pollo. El tío dijo que teníamos que quedarnos para el almuerzo o sino que eso no tenía gracia ir a visitarlos y no esperar a que nos hicieran la tragantina. Esto lo dijo porque mi mamá llegó y dijo que se iba porque el carro estaba lejos esperándonos. Mi mamá seguía preocupada o afanada. Parecía que no podía controlarlo todo.

Mientras tanto el tío me dijo que fuera a comer limones dulces o limas. Cogí varias y las eché a los bolsillos de la sudadera para ir sacando a medida que me los iba comiendo. Tenía una cocina nueva, maíz, café, naranjos, limones, una huerta con cebolla larga, aromáticas y marihuana. También había gallinas revoloteando y vagando por la casa y el sembradío, y dos perros que no eran tan bravos.

Fuimos con el tío a prestar jabón donde una vecina. Iba despacio porque dijo que le dolían la piernas y la salud estaba mermada. Yo le conseguí un bastón. Después le ayudé a prender la candela y conseguir palos pequeños que en la casa llamamos busurita para avivar el fuego. Almorzamos un rico sancocho. Yo dije que la yuca estaba palua. Esta fue una imprudencia. Espero los tíos y primos me perdonen. Fuimos felices. Me disfruté todo. Gracias a la vida por este paseo tan bonito. De regreso llovió y nos mojamos. Y en el pueblo comimos masato con mantecada o plumero, el cual estuvo muy rico. Al final llegué a la casa me bañé y fui a misa con F.